Page 71

TIERRA EDICIÓN DIGITAL Nº 1

CONOCER A... JULIO 2015 | TIERRA Nº 1 Alguien definió el tango como un «pensamiento triste que se baila». Esa es la afición de este militar Nueve años después tuvo el primer contacto con una milonga — el lugar donde la gente se reúne para bailar tango— y le supuso un gran impacto: «Comprendí que toda la técnica aprendida durante años en bailes latinos, poco podía aportar a un baile como el tango, que exige una técnica corporal mucho más compleja», explica. Sin embargo, asegura el militar que todo lo alejado que le hacía sentir la exigencia técnica, «contrastaba con la fascinación que me producía su carga emocional». Durante los primeros años, el sargento 1º Aguilar conjugó la formación continua con las veladas de baile «cargadas de misterio y encanto». Para él, estas veladas están habitadas por gente desconocida con el deseo de experimentar sus sentimientos a través de un código común, en el que refugiarse de las convenciones sociales: «Gente que sale de una convención para entrar en otro protocolo. El tango es un ritual de solemnidad, respeto, cortesía, seducción y elegancia». La intención de llevar el tango más allá y convertirlo en un proyecto comenzó a tomar forma con su actual pareja de baile, Leire, hace dos años. «Ha sido fundamental el apoyo de los amigos y testigos de nuestro tango, que en momentos de incertidumbre nos dieron el empuje necesario », constata el militar. Desde su constitución como pareja de baile, Antonio y Leire han realizado exhibiciones en conocidas salas de Madrid. También bailaron el pasado otoño en la gala militar por la celebración de Santa Teresa, patrona del Cuerpo de Intendencia: «Fue especialmente significativo para mí», recuerda el suboficial. A día de hoy su ritmo de ensayos está en torno a nueve horas semanales, enfocadas a su investigación personal; si bien también amplían su aprendizaje en diferentes seminarios con bailarines internacionales. Su apuesta más ambiciosa en este momento es el Campeonato Europeo de Tango, que se celebrará en julio en Italia y en el que competirán en la modalidad de tango salón: «Pase lo que pase en ese momento, la experiencia de participar en el evento será un impulso renovado para continuar en lo que podríamos llamar “un viaje sin retorno”», desea en voz alta este bailarín de emociones. ¢ 71


TIERRA EDICIÓN DIGITAL Nº 1
To see the actual publication please follow the link above