Page 58

EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL Nº 895 OCT 2015

El papa Pablo VI con el excmo. Sr. intendente general D. Eduardo de la Iglesia así como las viudas y huérfanas, de miembros del Cuerpo, residentes en Ávila. Creada con fines benéficos fue su objetivo, en un principio, socorrer las necesidades de los asilados en la Casa de Ancianos Desamparados de la ciudad de Ávila, con el tiempo la asociación se extendió por toda España siguiendo la estela de las guarniciones que contaban con intendentes. Hasta aquí los datos históricos que enmarcan el proceso y la proclamación de la Santa de Ávila como patrona del Cuerpo de Intendencia del Ejército pero, ¿las virtudes que adornan a nuestra Doctora Universal son un espejo en el que puedan mirarse sus intendentes?, ¿su ejemplo de vida puede ser una referencia en nuestra actitud?, ¿su camino de perfección puede ser para los intendentes de todos los tiempos, al menos, un camino perfectible? Son preguntas que han de ser contestadas a título individual; no obstante algunos aspectos de la Santa constituyen un auténtico decálogo de lo que se espera de un intendente, por ejemplo, en su obra metafóricamente citada Camino de perfección establece nuestra patrona: «Está claro que ha de trabajar mucho y ayuda harto tener altos pensamientos para que nos esforcemos a que lo sean las obras». 58  REVISTA EJÉRCITO • N. 895 OCTUBRE • 2015 De alguna manera el espíritu de la dura estepa castellana en general, y de la avilesa en particular, ha de tener alguna influencia en el carácter austero que imprime a los que allí se forman y que se refleja en su forma de ser y actuar a lo largo de su vida. Ocurre singularmente con dos mujeres, casi contemporáneas, que salvando las distancias actúan, entre otros aspectos, en una serie de campos en los que el intendente desempeña sus cometidos dentro de la administración económico financiera del Ejército. Es el caso de Isabel I de Castilla cuya infancia y adolescencia, años muy difíciles en los que se forja su carácter, están íntimamente ligados a Madrigal de las Altas Torres, al castillo de Arévalo y al real monasterio cisterciense de Santa Ana en Ávila. Esta reina castellana ha pasado a la historia por la organización administrativa militar que impulsó en el sitio de Granada y, a lo largo de todo su reinado, de la mano Alonso de Quintanilla que ha pasado a ser el intendente por antonomasia del Ejército español, allá a finales del siglo xv. Estos rasgos organizativos, apoyados en una extraordinaria firmeza de carácter, son también


EJERCITO DE TIERRA ESPAÑOL Nº 895 OCT 2015
To see the actual publication please follow the link above