Page 120

REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015

vIvIDO Y CONTADO Durante mi tiempo en «tierra» holandesa descubrí que hay, como en muchos países, gran afición a nuestra lengua. En todos los barcos hay varios oficiales aprendiendo español. En al menos un par de ocasiones se celebraron fiestas a la española: cena con velas y comida típicamente nuestra (ya sabe el lector, paella junto con nachos y burritos) y banderas de España alrededor. Estos eventos eran realmente muy agradables. Sin embargo, calculo que la tercera palabra más conocida por los holandeses, detrás de «cerveza» y «Barcelona», es «siesta», porque lo consideran algo que nos caracteriza. Esta apreciación creo que seguramente la compartan también ingleses y quizá otros. Entre bromas y no bromas daban por hecho que en España y en nuestros barcos siempre se duerme siesta, largas siestas. Les intenté explicar la realidad, pero no parecieron muy convencidos. Lo curioso es que con el tiempo me fui dando cuenta de que todos los días, entre más o menos las 12:30 y las 14:30 ni se oían las «órdenes generales» ni se movía un alma por el barco, ni encontrabas una puerta de camarote abierta. Poco a poco, en las conversaciones salía el término power nap (15). Ahora pido al lector que lo diga en voz alta en buen inglés... No me digan que no suena mucho más operativo que «siesta»; yo diría que parece tan guerrero como action stations (16). Esto que sirva de ejemplo de cómo a veces se pretende tomarnos el pelo desde algunos países «más europeos». Work hard, play hard Una frase muy empleada por los holandeses. Les encanta. Es una especie de salvoconducto para llegar a puerto y «cerrar el chiringuito». En la Armada, los usos y costumbres dictan que a bordo de los buques se vestirá de uniforme salvo el breve período antes de salir a la calle o tras la llegada, en la que quizá pases unos minutos de charla tomando una cerveza o un vino vestido de civil. Los holandeses, según llegan a puerto se visten de civil y ya no vuelven a ponerse el uniforme hasta el «babor y estribor de guardia» previo a la salida a la mar. Parece una cuestión menor, de costumbres, pero tiene más trasfondo. Lo que realmente quieren transmitir cuando están de civil es «no cuentes conmigo, estoy en mi tiempo libre; en puerto no curro». Son muy buenos profesionales y así se consideran. Trabajan bien en la mar y por tanto sienten justificado disfrutar a tope en puerto; es un enfoque en principio de bastante lógica. Sin embargo, para un EM es bueno saber de antemano que no se puede esperar que durante el período en puerto salga ni un (15) Literalmente «siesta de potencia». (16) Zafarrancho de combate. 2015 899


REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015
To see the actual publication please follow the link above