Page 51

REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015

TEMAS GENERALES viaje… de los jóvenes marinos, lo que les supuso reconocimiento y fama en toda Europa. El problema de los barcos españoles era su mala maniobrabilidad, buenos para la carga pero ruines para la guerra, lo cual propició que el marino de Novelda y el marqués inclinaran su predilección por el sistema de construcción inglés en cuanto a su ligazón, disposición y ahorro de madera. El proyecto ensenadista necesitaba buques más ágiles, con facilidad de maniobra en caso de entrar en combate, lo cual exigía de alguien con conocimientos que pudiera verificar los métodos empleados por los británicos, copiar planos y a ser posible traer a España a alguno de sus maestros. Militar y espía Es sabido que don Zenón no soportaba a los ingleses, e ideó un plan de espionaje para conocer las novedosas técnicas navales de los anglosajones. Para ello contó con su marino de confianza, Jorge Juan, que ya había ascendido a capitán de navío (1745), para infiltrarse en las bases del enemigo. Dada la urgencia de la empresa, el 27 de octubre de 1748 el marqués de la Ensenada firmó las instrucciones de la misión, y Jorge Juan embarcó con destino a Londres en la primavera de 1749 bajo el sobrenombre de Mr. Josues, y acompañado de dos jóvenes guardias marinas, José Solano y Bote (futuro marqués de Socorro) y Pedro de Mora y Salazar. Sus órdenes eran claras «Procurará con maña y secreto posible adquirir noticias de los constructores de más fama… tratará la forma de ganar uno o dos de estos constructores para que vengan a Madrid... Visitará los arsenales de mayor nombre de Inglaterra y, siempre con disimulo de una mera curiosidad, formulará y remitirá plano de ellos y de sus puertos…». Con la cobertura de la delegación diplomática, la colaboración de un sacerdote —el padre Lynch— y un capitán de la Marina —Morris—, logró introducirse desde los talleres de los astilleros hasta las cenas privadas del Almirantazgo, haciendo amistad con religiosos, comerciantes y patrones, camuflándose entre el personal del arsenal británico y observando el sistema de construcción naval. Las comunicaciones con el marqués de la Ensenada eran fluidas y cifradas, convirtiéndose en un verdadero agente de campo al servicio de la Corona española. En ellas se transmitió la información recogida sobre la fabricación de los finos paños ingleses, el lacre, matrices de imprenta, máquinas para limpiar puertos, armamentos, blanqueo de la cera o bomba de fuego (vapor) para sacar agua. Sus informes contenían los movimientos de la Armada británica y la estrategia general del Almirantazgo en América, e incluso alertaron de sus intenciones por colonizar las Malvinas (Falkland), advirtiendo de un navío que se dirigía a las islas con familias completas. También adquirió 830 Junio


REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015
To see the actual publication please follow the link above