Page 75

REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015

TEMAS PROFESIONALES — Ambientación del personal investigador al entorno marino. — Participar en el proceso de la notificación del trágico suceso a los familiares. — Evaluación del tiempo a bordo necesario. Disponibilidad de camarotes. — Conectividad una vez a bordo del buque. Disponibilidad de comunicaciones vía satélite. Disponibilidad de tomas de corrientes y del voltaje adecuado para los equipos informáticos del investigador. — Evaluación de una zona portuaria próxima o base aérea donde desembarcar los restos de la aeronave accidentada. Coordinar la necesidad de un hangar en tierra para depositar los restos y un posible mortuorio eventual. — Contactar con el personal de enlace (Ministerio de Asuntos Exteriores o autoridades de otros países). — Localización de testigos fiables o posibles supervivientes. Estudiar las condiciones en las que se van a desarrollar las primeras entrevistas. Idoneidad del personal que las realiza. Se necesita información fiable de los testigos, a ser posible contrastada. — Descripción de posibles materiales peligrosos o armamento transportados por la aeronave y sus posibles consecuencias a la hora de acceder al crashsite. — Iniciar los procedimientos de obtención de los datos provenientes de las grabaciones de las comunicaciones y señales radar del último centro de control aéreo en tener enlace con la aeronave. — Comunicar el accidente a otros países/organismos interesados en la investigación. — Preparación ante las cuestiones que los medios de la prensa nacional e internacional puedan plantear a la autoridad aeronáutica investigadora. Obviamente, el lector comprenderá que no se puede proporcionar un listado exacto de todos los factores, pues en esta clase de trabajo hay que ir adaptándose día a día a las circunstancias o inconvenientes que vayan surgiendo en el crashsite. Sin embargo, los factores previamente mencionados figuran como esenciales en nuestras listas de chequeo previo a la investigación. Es fundamental para el éxito de la investigación que la posible problemática que pueda generar alguno de estos factores esté resuelta antes de que el equipo investigador abandone su sede. Una vez el equipo de investigación se encuentre ante el crashsite, aplicará paso a paso los procedimientos de «investigación de campo» ante un accidente aéreo. Estos se encuentran en el documento 9756 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), y en la guía de actuación del investigador delegado de la CITAAM en el ámbito militar español. El segundo caso en consideración es aquel que se presenta cuando la aeronave se accidenta en las proximidades del buque, pudiendo incluso contar con 854 Junio


REVISTA GENERAL DE MARINA JUNIO 2015
To see the actual publication please follow the link above