Page 77

REVISTA DE HISTORIA NAVAL 126

ROCÍO MORENO CABANILLAS que han recibido mayor atención por parte de los investigadores (4), quienes se han centrado en las medidas fiscales tomadas por los Borbones para aumentar sus rentas y, con ello, sufragar los enormes gastos que acarreó la mejora de las defensas de sus puertos fortificados. Además, «la reforma de la hacienda se basó principalmente en la recuperación por parte de la corona de la mayoría de las rentas arrendadas, en la aplicación de nuevos impuestos sobre las rentas y el comercio y en el cambio de política económica tendente a implantar el librecomercio » (5). Así, la historiografía ha tendido a obviar las reformas administrativas de organismos como el de Correos que, aunque mencionados tan solo por algunos autores, sin duda supusieron un cambio esencial en el giro postal y en el tratamiento dado por la Corona a esta institución. En este contexto reformista se inscribe la creación de los correos marítimos. El servicio, que había estado tradicionalmente en manos de particulares, pasa a titularidad de la Corona, que intentará sacar todo el partido posible de las rentas derivadas de su gestión, para su beneficio y el del interés público general. Por otra parte, un eficaz servicio postal con las posesiones americanas afianzaría la política de centralización de Carlos III, permitiéndole ejercer una mayor influencia en sus dominios ultramarinos y sacar, por añadidura, el máximo beneficio de ellos. Por eso, como señaló el economista Bernardo Ward hacia 1762, era necesario introducir «un nuevo método para que aquella rica posesión nos dé ventajas que tengan alguna proporción con lo vasto de tan dilatados dominios y con lo precioso de sus productos» (6). La forja del nuevo modelo de correspondencia marítima La instauración de los Correos Marítimos a Hispanoamérica comenzó a fraguarse en los primeros meses de 1764, pues es en ese período cuando el marqués de Grimaldi, llamado Jerónimo Grimaldi, secretario español del Despacho de Estado desde el 9 de octubre de 1763, empieza a cruzar correspondencia con los administradores generales de Correos, que se encontraban en Madrid y respondían a los nombres de Lázaro Fernández de Ángulo y Antonio de la Cuadra, de los que solicita las primeras propuestas y a los que remite instrucciones acerca de dicha implantación. (4) Entre otras obras, véanse GUIMERÁ: op. cit.; BRADING, David A.: «La España de los Borbones y su imperio americano», en BETHELL, Leslie (dir.): Historia de América Latina, 16 t. Tomo II: América Latina colonial: Europa y América en los siglos XVI, XVII, XVIII, Cambridge University Press-Crítica (Serie Mayor), Barcelona, 1996, pp. 85-126; NAVARRO GARCÍA, Luis: «El reformismo borbónico: proyectos y realidades», en BARRIOS PINTADO, Feliciano (dir.): El gobierno de un mundo: virreinatos y audiencias en la América española. Universidad de Castilla La Mancha-Fundación Rafael del Pino, Cuenca, 2004, pp. 489-501. (5) PARCERO TORRE, Celia M.ª: «La creación de los correos marítimos en el contexto de las reformas borbónicas en Cuba», en IX Congreso Internacional de Historia de América I, núm. 9, 2002, p. 365. (6) LUCENA GIRALDO, Manuel: Naciones de rebeldes: las revoluciones de independencia latinoamericanas. Taurus, Madrid, 2010, p. 25. 76 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 126


REVISTA DE HISTORIA NAVAL 126
To see the actual publication please follow the link above