Page 144

REVISTA GENERAL DE MARINA AGO-SEPT 2016

EL ARMA AÉREA: PASADO, PRESENTE Y FUTURO. CAMINO DEL CENTENARIO... Los helicópteros Agusta Bell-212 (AB-212) de la Tercera Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves empezaron a entrar en servicio en 1974. Su misión principal se ha ido adaptando a las necesidades de la Fuerza Naval, inicialmente como helicóptero embarcado antisubmarino, con capacidad de vigilancia radar y electrónica. Después, como portador de armas (cohetes filoguiados, torpedos, etc.) y finalmente como apoyo a la Fuerza de Infantería de Marina, con cometidos en la inserción de fuerzas especiales, escolta armada, transporte de personal y material, SAR, cargas externas para aprovisionamiento y otros cometidos inherentes a los helicópteros navales. Su reciente modernización atiende a la necesidad de dotar a los buques de Acción Marítima (bAM) con medios aéreos de vigilancia y control del tráfico marítimo. (Foto: Ángel Gamboa Herraiz). que como en otras naciones nunca llegó a funcionar. Con ligeras variaciones el Ejército de Tierra sufrió un proceso similar, perdió el Arma de Aviación pero no la necesidad de controlarla. Con el paso del tiempo y con dosis de cruda realidad, se dieron los condicionantes para que años más tarde en el Ejército se crearan las Fuerzas Aeromóviles del ET (FAMET) y en la Armada la Flotilla de Aeronaves (FLOAN). En términos estrictamente navales, la historia puso de manifiesto en innumerables episodios la importancia decisiva de la aviación embarcada, bien por su ausencia o por su presencia, entre los que se pueden citar: Tarento y cabo Teulada en 1940; Matapán; el hundimiento del Bismarck y Pearl Harbor en 1941; mar del Coral, Midway y Guadalcanal en 1942; Leyte en 1944, y la Guerra de Corea entre 1951 y 1953. Más recientemente, las Guerras de las Malvinas y las dos del golfo Pérsico han demostrado la enorme importancia de la aviación naval en el desarrollo de los conflictos. 2016 343


REVISTA GENERAL DE MARINA AGO-SEPT 2016
To see the actual publication please follow the link above