Page 91

MEMORIAL CABALLERIA 76

Empleo Táctico y Operaciones Orgánica y Materiales Noticias del Arma Varios Historia 89 HISTORIA Con el Reglamento para el Servicio en Campaña, aprobado por ley en 1882, después de una larga discusión en las Cortes, entramos en la época moderna y es la representación de lo propuesto por los escritores militares. El general Almirante sacó adelante este tex-to, basado esencialmente en la guerra franco-prusiana de 1870. Texto que se puede consi-derar como la primera Doctrina de empleo de nuestro Ejército. Atribuye a la Caballería como primera con-dición táctica la rapidez y desenvoltura en sus movimientos. Está encargada de toda explora-ción, batida o descubierta en grande o en pe-queño. Al romperse las hostilidades, brigadas y divisiones exclusivas de Caballería o con algu-na artillería ligera, forman una vanguardia es-tratégica. Les corresponde interceptar, romper y destruir las vías férreas y telegráficas enemigas, guardando siempre las propias; ocupar posicio-nes importantes, y en maniobras y pasos de ríos, desbordar y rebasar las alas del enemigo. En resumen, hasta el momento de estar materialmente a la vista del enemigo, el ejér-cito entero se cubre con cuerpos sueltos de Manual del servicio de la Caballería Ligera en Campaña, por don Felipe Tournelle Caballería, y las divisiones destacan también a su vanguardia en exploración los regimientos o escuadrones que le están afectos. Pudiera decirse que el más continuo servicio del Arma es antes y después del combate, en arriesgados y fatigosos trabajos de reconocimiento y exploración y en rápida persecución de un ejército vencido que aún presenta actitud de resistencia. Si antes a la Caballería se le negaban condiciones para la defensa, fiándolo todo al ataque, a la acción y a la movilidad, con el arma de retrocarga adquiere capacidad defensiva, que probable-mente utilizará pie a tierra en ataque y defensa de pequeños puestos; pero de ningún modo puede imponérsele como normal este servicio. La Caballería defensora tiene en la retirada la más brillante ocasión de demostrar su pericia y valor. Su formación ordinaria en combate será en varias líneas escalonadas, fraccionándose en sentido de la profundidad. La segunda procurará ocultarse hasta que la primera marche a la carga; entonces hará los movimientos precisos para sustituirla en condiciones ventajosas; las demás líneas serán pro-piamente reservas del mando. Por regla general ataca siempre en línea, pero maniobra en columna. Termina: «Por eso es tan difícil manejar bien la Caballería. Su jefe natural ha de reunir cuali-dades y aptitudes al parecer irreconciliables; frío, sereno, circunspecto, mientras está a la espera y al acecho de coyunturas favorables, y cuando con ojo rápido y certero la descubre, no pierde instante en aprovecharla, mostrando entonces un valor fogoso que raye en la temeridad». REGLAMENTO PARA EL EJERCICIO Y MANIOBRAS DE LA CABALLERÍA. 1887 Consecuencia natural del anterior, este nuevo reglamento sustituye al de 1847 y define la Ca-ballería como el Arma del movimiento y de la ofensiva; su elemento es la rapidez; el arrojo y el valor constituyen su carácter. La progresión lógica de la instrucción debe terminar con la carga, que constituye la acción decisiva y, por consiguiente, la más importante de la Caballería.


MEMORIAL CABALLERIA 76
To see the actual publication please follow the link above