Page 93

MEMORIAL CABALLERIA 76

Empleo Táctico y Operaciones Orgánica y Materiales Noticias del Arma Varios Historia 91 HISTORIA siempre rápidamente y a ser posible inesperadamente, ya que la sorpresa es otra de sus cualidades. La flexibilidad le permite moverse en casi todos los terrenos y tiene que disponer de potencia de fue-go suficiente para contrarrestar los efectos de las modernas armas automáticas, que tal vez fueran los ingenios de guerra que más dificultaban su acción, dada la vulnerabilidad de la masa de caballos. Las grandes unidades del Arma deben estar dotadas de auto-ametralladora-cañón (AAC); pero el caballo es su elemento especial y esencial. Las AAC no entran en la composición de los regimientos, pues su empleo sólo se considera preciso en agrupaciones de orden superior y deben organizarse en escuadrones sueltos. El arrojo y el valor son cualidades morales que han de sobresalir en la Caballería, que, animada de un espí-ritu de decisión y sacrificio, tenderá siempre a realizar su medio clásico de acción, el choque al arma blanca, en el que se manifiesta con todas sus aptitudes, y que, aun siendo hoy más difícil de producirse, es el acto propio del espíritu de acometividad que debe tener la Caballería y una de las razones fundamentales de su existencia. No puede decirse que esta nueva Doctrina introdu-jera grandes novedades en la Caballería, cuando otros ejércitos modernos lloraban la defunción del caballo en el campo de batalla. REALES ÓRDENES DE 6 DE OCTUBRE Y 26 DE NOVIEMBRE DE 1926. REGLAMENTOS Siguiendo esta línea, se aprobaron con carácter provisional los dos tomos del Reglamento táctico de Caballería. El primero, que estaba dedicado a la instrucción pie a tierra y a caballo, definía al escuadrón como la unidad táctica de la Caballería, con efectivos normales de cien a ciento trein-ta jinetes, repartidos en cuatro secciones iguales de tres o cuatro escuadras. Dos o tres escuadrones reunidos forman el grupo; cuatro escuadrones de sables y uno de armas forman el regimiento; dos regimientos, la brigada, y dos o tres brigadas, la división. El segundo tomo estaba dedi-cado al combate a caballo y pie a tierra, a los servicios de Arma en la batalla, los de exploración y seguridad entre ellos. Destacaba el tratamiento del grupo de combate, inde-pendiente de la orgánica permanente de las unidades: «La maniobra pensada y el efectivo de la fuerza determinarán el número de grupos en que esta ha de fraccionarse, número que debe estar comprendido entre dos, que es indispensable cuente el escuadrón para hacer posible la combinación de acciones, base de toda maniobra, y cinco o seis, que a lo sumo puede comprender la brigada, para que el mando y la armonía entre los grupos no se haga imposible. Su efectivo se determinará atendiendo a la misión que se le asigne y las circunstancias que concurran en su desempeño, pero se procurará que no se mezclen en ellos fracciones de diferen-tes regimientos». Reglamento provisional para la instrucción táctica de las tropas de Caballería, tomo III. 1923 Reglamento táctico de Caballería, tomo II. 1927


MEMORIAL CABALLERIA 76
To see the actual publication please follow the link above