Page 65

MEMORIAL DE CABALLERIA 79

Orgánica y Materiales 64 MATERIALES Sin lugar a dudas, los rusos son los usuarios más destacados de mecanismos automáticos de car-ga, introducidos en todos sus carros a partir del T-64. Sin embargo, el sistema empleado, constituido por un carrusel situado debajo del cañón con los proyectiles y cargas de proyección en posición horizontal o vertical, ha cosechado una pésima reputación, al comprobarse en diferentes enfrenta-mientos una excesiva tendencia a que las municiones explosionen tras un impacto. Por ello, en los prototipos del Black Eagle y, al parecer, en el nuevo modelo Armata, cambiaron la disposición del conjunto, que ahora está situado en la parte trasera de la torre, a semejanza de los que montan otros carros como el francés Leclerc, el japonés Tipo 90, o el ucraniano T-84 Oplot. Para evitar la explosión de las municiones al recibir un impacto, el cargador automático del T-84-120 Oplot ucraniano fue colocado en la parte trasera de la torre. Dejando a un lado los rusos, la mayor parte de los carros en servicio carecen de cargadores automáticos, entre otras razones por lo caros y complejos que resultan. Sin embargo, desde hace unos años van ganando terreno poco a poco, hasta el punto de que casi todos los proyectos de nuevo desarrollo incluyen mecanismos de este tipo (MGS Stryker, LAV 105, Tipo 10, K2, 2S25 Sprut, etc.). En algunos casos, como el Merkava 4, fue introducido un sistema semiautomático de tipo tambor (nos recuerda al del AMX-13 y Kürassier) que, por razones obvias, es mucho más simple y económico que los enteramente automáticos, pero que cumple su labor sobradamente. De similares características son los equipos instalados en la torre Falcon II jordana y en el CV90120 sueco. Por último, creo necesario aclarar que si se adoptan finalmente los cañones de 140 mm (y, por su-puesto, los rusos o chinos equivalentes), el uso de autocargadores será obligado dado el peso y el volumen que alcanzarán las municiones. En realidad, el manejo de las de 120 mm, especialmente con el carro en movimiento, es una tarea bastante complicada, por lo que no sería extraño que en el futuro fueran incorporados sistemas semiautomáticos o de ayuda a la carga en la mayor parte de los carros actuales. MUNICIONES Para hacer frente a los variados objetivos que encuentre durante el combate, todo carro debe incluir una gama de municiones lo suficientemente amplia como para batirlos con las necesarias ga-rantías. Tradicionalmente, las diseñadas para la lucha contracarro ocuparon un lugar de privilegio, lo que favoreció su amplio desarrollo. Sin embargo, como ya hemos dicho, en los últimos tiempos están cobrando interés otros tipos de blancos, sobre todo los relacionados con el combate en zonas urbanizadas, por lo que están siendo diseñadas nuevas cabezas de combate.


MEMORIAL DE CABALLERIA 79
To see the actual publication please follow the link above