Page 66

MEMORIAL DE CABALLERIA 79

Orgánica y Materiales 65 MATERIALES En líneas generales, las municiones contracarro pertenecen a dos categorías, a saber: –– De energía química. Basan su poder de destrucción en la energía liberada por la detonación de una carga explosiva. Entre las principales se encuentran las de carga hueca (HEAT, OCC) y las de alto explosivo de cabeza aplastada (HEP, HESH). –– De energía cinética (KE). Son inertes, depen-diendo su capacidad de perforación de la ener-gía remanente en el momento del impacto. Los proyectiles HEAT están formados por una carga explosiva dispuesta alrededor de un cono metálico (co-bre, aluminio...) con el vértice hacia la parte trasera que, al accionarse por la correspondiente espoleta, crea un dardo en la dirección del eje del cono que alcanza una velocidad aproximada de 8.000 m/sg y una temperatura de 7.000º. El dardo así formado, con gases de la explo-sión, metal fundido del cono y trozos de coraza, tiene un gran poder de perforación, y produce efectos devastado-res dentro del vehículo atacado, a pesar de que solo abre un pequeño orificio circular de 2 a 5 cm de diámetro. Como es fácil suponer, la eficacia de estas cargas depende directamente de su calibre, sin ol-vidar que otros datos como el ángulo de incidencia o la rotación durante el vuelo influyen enorme-mente en su rendimiento. Además, los blindajes compuestos y reactivos han demostrado ser muy eficaces, descomponiendo el dardo y restándole gran parte de su capacidad. Recordemos que una simple plancha espaciada, que ya emplearon algunos carros durante la II GM, es suficiente para anular o disminuir bastante su poder de perforación. Para contrarrestar la renovada resis-tencia de las corazas se estudiaron diver-sas alternativas, que finalmente cuajaron en las denominadas cargas en tándem. Con esta fórmula, aplicada también a los misiles, la primera carga o precursora perfora las planchas exteriores de la cora-za compuesta o acciona las placas reacti-vas, mientras que la carga principal actúa posteriormente y completa la penetración. De todas formas, si hacemos caso de los datos publicados (no siempre son fiables), los carros de última generación son capa-ces de resistir cualquier ataque con pro-yectiles de carga hueca en sus zonas más protegidas, es decir, en el arco frontal. En la exposición celebrada en Omsk en 1997, los rusos presentaron una cabeza de guerra con tres cargas en tándem (3BK29), pero existen noticias de que disponen de otras dos similares (3BK30 y 3BK31). En teoría, con estos ingenios tendrían que perforarse sucesivamente las plan-chas espaciadas, las placas reactivas y la coraza principal, aunque por ahora carecemos de datos que confirmen su efectividad. Proyectiles británicos para cañones rayados de 120 mm. Los carros deben contar con una amplia gama de municiones para batir eficazmente diversos tipos de objetivos. Proyectiles franceses de 105 y 120 mm con vaina metálica y semi-combustible, respectivamente.


MEMORIAL DE CABALLERIA 79
To see the actual publication please follow the link above