Page 67

MEMORIAL DE CABALLERIA 79

Orgánica y Materiales 66 MATERIALES Los proyectiles HESH basan su funcionamiento en que la carga quede aplastada sobre la su-perficie del impacto antes de producirse la explosión, lo que origina una potente onda de choque que se propaga a través de las sucesivas capas del blindaje. En el caso de que no llegue a perforar la coraza, produce desprendimientos de partículas en las paredes interiores que provocan graves daños a la tripulación y a los equipos (las partículas desprendidas llegan a ser de varios kilogramos de peso). Sin embargo, los carros modernos están perfectamente protegidos contra este tipo de ata-ques, al disponer de recubrimientos interiores (spall liner) basados en materiales tipo kevlar o de fibras, que absorben el impacto e impiden la proyección de esquirlas. Por ello, si bien han perdido eficacia para la lucha contracarro y en gran medida habían sido abandonados por los principales ejércitos, en la actualidad están volviendo a ser considerados para batir blancos de piel blanda o poco protegidos. Entre las municiones de energía cinética, las llamadas flecha o APFSDS (Armor Piercing Fin Stabilised Discarding Sabot - perforante contraca-rro estabilizado por aletas y con salero desprendible) han acaparado la atención de todos los ejércitos, en detrimento de las anteriores perforantes de núcleo duro AP (Armor Piercing), y las subcalibradas con salero desprendible APDS (Armor Piercing Discarding Sabot), cuyo uso está ahora bastante restringido. Los proyectiles AP están formados por una fal-sa ojiva de acero o aluminio, un capacete elástico Instante del desprendimiento del salero de un proyectil para proteger la punta del cuerpo perforante en el flecha. momento del impacto, y un núcleo de carburo de tungsteno que, gracias a su gran densidad y resistencia a la compresión, es el encargado de per-forar la coraza. Por su parte, los APDS son una mejora de los anteriores con la ventaja de que, al ser subcalibrados, alcanzan mayor velocidad inicial, lo que aumenta su alcance y precisión. Están constituidos por un núcleo de carburo de wolframio, tungsteno, titanio o molibdeno, recubierto por una envuelta metálica (salero) que es la encargada de guiar el proyectil dentro del tubo, despren-diéndose a unos pocos metros de la boca del cañón. Básicamente, la composición y el funcionamiento de los proyectiles flecha son similares al de los anteriores APDS, a excepción de que el proyectil es estabilizado por aletas, siendo asimismo de una longitud muy superior. De hecho, cada día aparecen penetradores con una mayor relación longitud/diámetro (el proyectil germano-francés OFL 120 F1/DM43 tiene una relación longitud/diámetro de 20/1, pudiendo perforar 560 mm de acero homogéneo), lo que unido al empleo de cargas de proyección más potentes que los impulsan a velocidades de entre 1.500 y 2.000 m/s, permite mejorar continuamente su capacidad de perforación. Si echamos una rápida mirada hacia atrás comprobaremos la rápida evolución que han tenido y siguen teniendo. Como ejemplos, citaremos que solo del calibre 120/125 mm aparecieron sucesivamente los siguientes modelos: En Alemania, los DM13, DM23, DM33A1, DM43A1, DM53, KEW-A1 (DU) y DM63; en los Estados Unidos, los M829 (DU), M829E1, M829E2, M829E3, M830 (DM43A1) y XM1007 TERM-KE; en el Reino Unido, los L23A1, L27A1 (DU), L28 y L30A1; y en Rusia, los 3BM9, 3BM12, 3BM15, 3BM17, 3BM22, 3BM32 (DU) y 3BM42. Tanto en la Primera Guerra del Golfo como en Kosovo quedó patente que la utilización de penetradores de uranio empobrecido (Depleted Uranium - DU) en lugar de tungsteno, favorece considerablemente el rendimiento de los proyectiles. Por ello, a pesar de las diferentes voces que los critican, lo cierto es que continúan fabricándose incluso para cañones automáticos de mediano calibre, como el del Bradley de 25 mm.


MEMORIAL DE CABALLERIA 79
To see the actual publication please follow the link above