Page 114

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

114 GONZALO LORÉN GARAY A las ocho el cementerio había caído y las casas entre este y la iglesia también. Se tanteó seguir avanzando por las calles de la parte alta del pueblo (el Luco) pero el fuego cruzado desde las viviendas era intenso y se volvió atrás. En el cementerio los republicanos recogieron nueve ametralladoras (en estos cómputos incluyen, junto a las ametralladoras pesadas de posi-ción, otras más ligeras) pero solo hicieron seis prisioneros. Hay que tener en cuenta que muchos defensores pudieron retirarse y que en las trincheras del cementerio se encontraron cuarenta heridos graves o muertos, lo que da una idea de la intensidad de los combates. Al caer la posición del cementerio, los defensores de las Eras (D) fueron desbordados y obtuvieron autoriza-ción para replegarse a otras posiciones. No obstante sus bajas habían sido tales que solo poco más de una docena de hombres sobrevivieron. Por esta defensa, la 2.ª compañía del Tercio recibió la Cruz Laureada de San Fer-nando colectiva (documentos n.º 8 y n.º 10). Tras esta retirada el Batallón Austríaco conquista parte de las casas del norte de Quinto (D3, E1). En el asalto a las posiciones del cementerio y las Eras, llevado a cabo al final de la tarde, una bala de grueso calibre (expansiva) atravesó el pecho del jefe del Batallón Thälmann, Georg Elsner, que murió y fue enterrado allí mismo (posiblemente cerca de D2). Fue sustituido por Anton Schichanowsky. Al finalizar el día 24 los republicanos habían tomado las tres paride-ras, Tosqueta y Lomacería (H), algunas casas al norte de Quinto y el control de Belloque (E1). También los batallones Thälmann, Dimitrov y America-no habían conquistado las Eras, el cementerio y sus posiciones al sur (cota 189), así como las casas entre el cementerio y la iglesia (C y D). El Batallón Español había retrasado y disminuido los puestos avanzados de las posicio-nes 1 y 2 (B2, B1 y A1), más por repliegue de los defensores que por un ata-que directo. El Batallón Edgar André enlazó con la Agrupación C que pasó a las órdenes de Walter. Esta Agrupación C había realizado correctamente el paso del río pero no había podido conquistar sus objetivos de Bonastre (I) y la estación de Pina (J). El puesto de mando de la Brigada 15 se trasladó al anochecer al ce-menterio y también lo hicieron los dos batallones que habían quedado en reserva durante el día. Los tres batallones que habían participado en el ata-que al cementerio y a las Eras quedaron muy entremezclados y tuvieron que reorganizarse. Por la noche se escucha algún tiroteo ocasional (paqueo) pero no hay combates como tales. Los nacionales, por su parte, también se reorganizan en el pueblo. Forman barricadas con los escombros59 y escogen las casas de paredes más gruesas para formar puntos defensivos en el casco 59  Y hasta con sacos de harina. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 89-134. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above