Page 149

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

LA DESTRUCCIÓN DE LAS FORTIFICACIONES ESPAÑOLAS EN... 149 «Tuve el honor de manifestarle en mi última comunicación que se ha-bía recibido el permiso del gobierno español para el propósito de destruir las líneas delante de Gibraltar y ahora tengo la gran satisfacción de manifestar que las órdenes dadas al respecto están casi terminadas, las minas están tan avanzadas que la pólvora puede ser introducida en el curso de este día si es necesario, pero siendo el clima desfavorable y estando el enemigo a cierta distancia, se retrasará. Las líneas de comunicación, de una milla inglesa de longitud, construida de mampostería de piedra, están completamente arrasadas. Este trabajo ha sido realizado por hombres del astillero con la asistencia de la población de esta plaza y una partida del cuerpo de mineros. Estos esfuerzos han sido perfectamente voluntarios y la presteza con que fueron realizados de lo más loable. = El escuadrón portugués en este puerto, al mando del comodoro Lobo, ha ofrecido sus servicios en la misma mane-ra, y serán de uso infinito ayudando en la destrucción de las fortificaciones españolas de la bahía, que en manos del enemigo serían de lo más molestas a nuestro transporte marítimo y una protección para ellos mismos». En esa misma carta, Campbell informaba a Liverpool de la ocupación por tropas del Peñón de la Isla Verde, situada al oeste de la bahía, frente a la ciudad de Algeciras y que dominaba aquel fondeadero. Propuso, si el tiempo lo permitía, erigir en ella una torre Martello (pequeña fortificación circular) que podría ser construida con los materiales procedentes de la voladura de las fortificaciones españolas y, si en su construcción se dejaban minas debajo de ella, igualmente volada en caso de tener que abandonarse la isla. En opinión de Campbell, eso no sería necesario si se aproximaba artillería enemiga, pues el fuerte de la isla iba a ser reforzado en su frente hacia tierra y estaría custo-diado por buques de guerra. El teniente-gobernador de Gibraltar confiaba en que la Isla Verde resistiría por un tiempo cualquier ataque que pudiera hacer-se contra ella y que, permaneciendo en sus manos, los franceses se cuidarían de llevar cañones a lo largo de aquella costa. Además, las carreteras ya esta-ban por aquel entonces impracticables después de que el comandante general del Campo, a instancias suyas, hubiera enviado al paisanaje a destruirlas, lo que completaron las fuertes lluvias de los últimos días35. Destrucción de los fuertes de la contravalación Completado el minado, el 14 de febrero aparecieron en el horizonte los primeros franceses. A las dos y media de la tarde de ese día un desta- 35  PRO. CO.91/51. «Campbell a Liverpool». Gibraltar, 12 de febrero de 1810. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 135-162. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above