Page 18

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

18 PILAR BRAVO LLEDÓ El ayudante general debía procurar que los documentos estuvieran bien clasificados, rehacer y copiar los documentos que conviniese, solicitar los que faltasen y comunicar al jefe del Estado Mayor sus necesidades en materia de topografía o el aumento de documentos para completar el cuadro de los trabajos. Para ello, todos los documentos del Depósito debían estar clasificados para su fácil localización en un inventario por duplicado, te-niendo uno el propio Depósito y otro el jefe del Estado Mayor e insistiendo en que «no se dará ningún documento del depósito sin orden expresa del Gefe (sic) del E. M.»17 Según este reglamento, era importante el establecimiento de un ar-chivo que dependiera del Estado Mayor, situándolo al lado del Gobierno para poder «suministrar a este con más prontitud los documentos». Estaría a cargo de un oficial de graduación responsable de la clasificación y orde-nación, de manera que cualquier petición tuviera una rápida respuesta. Una de sus finalidades debía ser la publicación de memorias sobre diferentes cuestiones de guerra. Es interesante destacar el punto en que se muestra que, para el funcionamiento de este archivo, no se necesitaba dispendio alguno «porque su vase (sic) son los trabajos hechos hasta ahora y el trabajo de los oficiales». El Cuerpo del Estado Mayor se disuelve en 1814, disponiéndose en abril de 1815 que el Depósito se conserve como dependiente del Ministerio de la Guerra. Así queda reflejado en Real Orden del Ministro de la Guerra a los directores e inspectores de Armas sobre la creación de la Comisión de Jefes y Oficiales que quedó bajo su mando, una vez disuelto el Cuerpo del Estado Mayor18. El 27 de abril de 1816, Antonio Remón Zarco del Valle realizó un borrador sobre los objetivos que debía tener la Sección de Topografía y Es-tadística del Depósito, en el que insistía sobre la clasificación de la do-cumentación para su inmediata localización y explicaba la necesidad de abordar estos trabajos19. Por esta época ya se había comenzado a recopilar documentos para la elaboración de la historia de la guerra en virtud de la Real Orden de 25 de julio de 1816, tema que se abordará más delante de manera específica. Un momento importante en la vida de esta institución fue la Real Or-den de 24 de agosto de 1822, por la que pasaba a tener una entidad propia. El recién creado Depósito de la Guerra se dividió en dos secciones: la 1.ª sec- 17  Op. cit. Al estar sin numerar, esta cita se correspondería con el último párrafo del pri-mer cuerpo del texto. 18  AHN, Diversos-Colecciones, 191, N. 20. 19  AHN, Diversos-Colecciones, 191, N. 22. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 11-53. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above