Page 199

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

¿REACCIONARIOS O LIBERALES? ¿INDISCIPLINADOS... 199 se encontraba solo y desarmado en un extenso paseo situado en los confines de la puerta de Roma. A los gritos de auxilio acudieron en su ayuda dos sol-dados y los ayudantes del general Córdova que se encontraban cerca, pero los criminales consiguieron huir127. El miércoles 1 de agosto, por la tarde, un cazador que se había separa-do de sus dos compañeros fue acometido por varios hombres. En su auxilio acudieron enseguida los dos amigos, quienes hirieron a otros dos revolucio-narios que hicieron prisioneros y pusieron en fuga al resto. En otros inciden-tes durante esos días resultaron heridos tres revolucionarios más, uno de los cuales murió posteriormente128. Pero los soldados españoles no solo eran blanco de atentados: las pe-dradas, amenazas, insultos y miradas siniestras se sucedían unas a otras. Al «quién vive» de los centinelas solían responder con palabras indecentes, los bandos fijados en las paredes aparecían sucios o arrancados, las mujeres que entablaron amistad con algunos oficiales vieron sus nombres en carteles ex-puestos públicamente, en cuyo encabezado ponía «Lista de las mujeres que se han prostituido y entregado a los extranjeros…»129. Estas acciones provocaron que el 31 de julio se diese una orden ge-neral para proteger la seguridad de la tropa. En ella se establecía que ningún soldado podía salir de la población, a excepción de aquellos que fuesen a la-var la ropa, en cuyo caso irían acompañados de un sargento de su compañía; todo soldado que saliese del cuartel debía de hacerlo armado de su bayoneta y si era de caballería con el sable, y todo parte u oficio que fuese conducido de noche debía serlo por dos soldados armados con fusil130. El mismo 31 de julio el general Córdova escribía un duro despacho a Martínez de la Rosa, que después reiteró en líneas generales en una carta personal, en el que le decía que era necesario utilizar medidas de represión más duras para combatir a los enviados de Mazzini. Afirmaba que los círcu-los y sociedades secretas habían recibido instrucciones revolucionarias des-de Malta, moviéndose y actuando frenéticamente. Amenazaban de muerte a quienes por su cargo entraban en relación con las tropas españolas, a los que asistían a los actos religiosos, a las mujeres que hicieron amistad con oficia-les… Los ciudadanos pacíficos y los numerosos partidarios de su santidad vivían aterrorizados. Muchos de ellos aún no se habían atrevido a salir de los 127  El Heraldo, 14-8-1849. 128  Ibídem. 129  ARAH, Calderón, legajo 9/4437, Terni, 2-8-49 (carta, minuta), Calderón a Narváez. El Heraldo, 14-8-1849. 130  AGMM, caja 7210.52, Diario de operaciones de la division expedicionaria á los Estados Pontificios, 31-7-49. AHN.AN, Mendigorría, caja 156/346, «Orden general del ejército de 31-7-49…»; FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA, Fernando: op. cit., p. 312. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 163-217. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above