Page 206

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

206 VICENTE PUCHOL SANCHO a las intimidaciones sufridas por parte de los republicanos y seguidores de Campello, Isabelini y Piarcini, que se refugiaban por aquellos lugares. Esto provocó el desagrado de los obispos, que esperaban una gran asisten-cia de fieles aunque tan solo fuera por la curiosidad de un acto religioso tan inusual, con la participación de tantos prelados. El ambiente le hizo presumir al comisario que los rebeldes debían de seguir actuando de forma secreta, por lo que decidió quedarse unos días más de los previstos para realizar indagaciones y esclarecer la situación, saber por qué aún no había sido detenido Pompeo Campello, quien había sido invitado a presentarse en la oficina de policía para firmar un documento de exilio permanente de los Estados de la Iglesia y recoger el pasaporte para el extranjero. Además quería aprovechar para resolver una cuestión surgida entre el ministro de la Guerra y el general Lersundi por el capitán Tofini, perteneciente a los veliti pontifici151. Al conde Pompeo no consiguieron arrestarlo. En una larga carta que el comisario de la Umbría le escribió al cardenal Antonelli, el 5 de enero de 1850, le explicaba las razones, lamentándose por la imposibilidad de dete-nerlo. Por las indagaciones que hizo durante su estancia en Spoleto, supo que el ex ministro contaba con la simpatía de algunos oficiales españoles y la del capitán Tofini, quien tenía a su vez la confianza del general Lersundi152. Al restablecerse el gobierno pontificio, el capitán, que pertenecía al Arma de los Carabinieri, había organizado una compañía formada por antiguos miembros de la disuelta guardia cívica y otras personas voluntarias. Esta compañía constituía la fuerza del recién instalado gobierno, contando con la confianza de Lersundi, el apoyo de personas influyentes y algún eclesiásti-co. Pero entre las personas que integraban la compañía había simpatizantes de Campello que le advertían cada vez que les llegaban informaciones sobre su paradero, con lo que conseguía evitar ser detenido. A finales de octubre fue destituido Tofini de su cargo porque fue convocado a Roma acusado de robo y no se presentó, por lo que fue sustituido por el capitán Visconti. Esta sustitución, a decir del comisario, indignó a Lersundi, retirando las tropas españolas que guarnecían los castillos de Spoleto y Narni. Esto hizo que los hombres del capitán Visconti tuviesen que incrementar notablemente 151  ASV, Segretaria di Stato, Epoca Moderna, rub 165, fasc 5, ff 92, Spoleto, 17-11-49, il Commissario Pontificio dell’Umbría y Sabina alla Commissione Guvernativa di Stato; Segretaria di Stato, Corrispondenza di Gaeta e Portici (1848-50), rub 165, fasc 14, ff 87-88, Perugia, 25-11-49 (n.º 76, original, reservada), il Commissario Pontificio dell’Umbría y Sabina a Antonelli. 152  El capitán Tofini anteriormente se había adherido a la república y había votado a favor de la Constituyente y contra la intervención militar extranjera. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 163-217. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above