Page 226

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

226 GERMÁN SEGURA GARCÍA perduró en los trabajos, entre otros, de los franceses Pierre Louis Maupertuis (†1759) y Bernard Forest de Belidor (†1761). Este último, además, demos-tró que los alcances de un material no eran proporcionales a la carga de pólvora empleada, como usualmente se creía. Sin embargo, los matemáticos europeos, espoleados por la rivali-dad entre los científicos del continente y de las islas Británicas, hicieron un esfuerzo por perfeccionar la teoría balística en un medio resistente. El mismo Newton, además de Guillaume de l’Hôpital (†1704), Gottfried Leib-niz (†1716) y los hermanos Bernoulli, Jakob (†1705) y Johann (†1748), dedicaron algún tiempo a resolver el problema de forma geométrica, pero los resultados fueron de poco interés práctico. Continuaron esta senda Ben-jamin Robins (†1751), Johan Heinrich Lambert (†1777) y Leonhard Euler (†1783), aunque tampoco se consiguieron modelos que pudieran sustituir definitivamente a la parábola. Durante un siglo entero se habían ejercitado los principales geómetras de Europa para resolver analíticamente el problema balístico, pero a la altu-ra de 1780 todavía no había una solución exacta y, sobre todo, de fácil uso para los artilleros, a pesar de que estos nunca habían estado tan preparados para asimilar los nuevos conocimientos de su profesión. La cuestión era que la teoría parabólica, por defectuosa e irreal que fuera, daba una respuesta muy precisa a los condicionantes del tiro de artillería, de forma que la espe-culación balística quedó en un ámbito abstracto, lejos, por el momento, del campo de batalla. En 1772, el francés Jacques-Antoine Guibert aplaudía los progresos de la artillería, pero también era consciente de que aún quedaba mucho camino que recorrer en su perfeccionamiento: «Que no se llegue a la conclusión que la ciencia de la artillería haya llegado al punto de perfección al que puede llegar. (…) Hay pocos prin-cipios en esta ciencia que no sean discutidos. (…) La teoría de la balística es todavía muy incierta. Se ha buscado en vano hasta el momento una ecuación general, que en todos los casos determine la curva descrita por el centro de gravedad de un cuerpo esférico proyectado en el aire, etc. Tan solo existen tablas aproximadas de los alcances de punto en blanco primitivo»8. Las tablas balísticas confeccionadas por tratadistas y artilleros facili-taron el trabajo de la artillería, poniendo en relación, por un lado, el binomio ángulo de tiro-cantidad de pólvora y, por otro, el alcance previsto de la boca 8  GUIBERT, Jacques-Antoine: OEuvres militaires de Guibert, T.1. Magimel. París, 1803, pp. 447-448. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 219-250. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above