Page 232

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

232 GERMÁN SEGURA GARCÍA 60 kg de metal por libra de bala. Gribeauval, que había servido en el ejército austriaco durante la guerra de los Siete Años (1756-1763), fue nombrado en 1764 inspector de Artillería tras su retorno a Francia. En ese mismo año, llevó a cabo en Estrasburgo unas pruebas para determinar la resistencia de unos cañones a los que se les había rebajado la cantidad de metal a 70 kg la libra de bala, y la longitud del tubo a dieciocho calibres. Además, propuso la reducción del viento a la mitad (una línea20 en lugar de dos) para conse-guir mayor precisión en el tiro y un menor deterioro del ánima. Por último, estandarizó los carruajes de las piezas, hizo intercambiables las distintas partes del montaje y acortó los afustes diseñándolos de manera que pudieran contrarrestar el aumento de retroceso de los nuevos cañones. El resultado fue satisfactorio y la Ordonnance de 1765 sancionó una reforma que garan-tizó a Francia una artillería de campaña más barata, aligerada a poco más de la mitad y que aseguraba una mayor potencia de fuego sobre la de las otras potencias europeas21. En el sistema Gribeauval, la artillería de campaña se componía de cañones de 12, 8 y 4 libras, y de obuses de 6 pulgadas (calibre de 162 mm). Este material se dividía en dos grupos según su función: los cañones de 4 libras, que estaban a disposición de la infantería a razón de dos piezas por batallón, y la artillería de parque, formada por piezas de los tres calibres a la orden del jefe del ejército y agrupadas en varias reservas en las alas y centro del despliegue en orden de batalla. Los cañones de 4 y 8 libras precisaban, en posición de marcha, cuatro caballos enganchados por parejas, en lugar del atalaje a la limonera (en una fila) que causaba el alargamiento de las colum-nas. Seis caballos necesitaba el cañón de 12 libras, que constituía la artillería de reserva y quedaba emplazada en segunda línea, repartida en baterías de ocho piezas. Los obuses se emplazaban usualmente en la reserva del centro, aunque también podían repartirse por las distintas baterías. El obús era una pieza de tubo corto que arrojaba bombas con grandes ángulos de elevación. Estas bombas, una vez proyectadas, estallaban mediante una espoleta que transmitía el fuego a la carga interna en algún momento de la trayectoria (se calculaba que fuera en el aire, justo sobre las tropas enemigas). Una vez ini-ciado el combate, el aligeramiento de esta artillería facilitaba las maniobras a brazo o a la prolonga, procedimiento este último introducido por Gribeau-val22 y que permitía a las piezas en movimiento estar siempre en disposición 20  Medida de longitud equivalente aproximadamente a 2 mm (1/12 de pulgada). 21  Se ahorraba con la nueva artillería porque en las pruebas de calidad se solían detectar menos cañones defectuosos. En cuanto a la disminución de peso, la pieza de 4 libras (solo el cañón) pesaba 560 kg en el sistema antiguo, 300 kg en el moderno. 22  Vid. COUDRAY, Charles Tronçon: L’artillerie nouvelle. Liège, 1772, p. 29 y ss. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 219-250. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above