Page 246

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

246 GERMÁN SEGURA GARCÍA Doc. 5. Objeto de la artillería volante o a caballo Extracto de la Memoria sobre la artillería volante o de a caballos, de Cle-mente Peñalosa. Segovia, 1796, folios 11v-14v. «Luego que el rey de Prusia usó de la artillería volante, conocieron sus sajones su utilidad, la adoptaron los rusos y los suecos, pero con aquellas alteraciones que nacen de los diversos sistemas que influyen en los inventos. Estos no llevaban los artilleros montados como el monarca de Potsdam; qui-sieron conducirlos en Wurts o carros de municiones con asientos alrededor, y esta mudanza impidió mucha parte de la utilidad del establecimiento. Las innovaciones en la artillería que no se proponen por objeto pri-mordial, la simplicidad, solidez y uniformidad, son expuestas, porque la falta de cualquiera de estos tres objetos destruye sus operaciones, hacen las máquinas complicadas y altera los principios de economía militar con dispendios enormes. El objeto principal de la artillería de a caballo es tener en sí una or-ganización tan sólida y sencilla que pueda ejecutar los movimientos más súbitos y difíciles con desembarazo y prontitud. Estos movimientos para transportar donde se necesita dependerá de la simplicidad de las partes que componen las máquinas, y atalajes de su construcción. Hasta estos últimos tiempos era el uso de la artillería limitado y cir-cunscripto. Únicamente servía en las batallas y en las acciones parciales co-locada en puntos fijos e inmóviles, y cuando se conducían a ellos las piezas seguían a pie los artilleros, tirando de ellas en muchas ocasiones consumían las fuerzas humanas para su transporte, y se debilitaba por el cansancio y la fatiga el vigor que era necesario para la acción. Los cañones de campaña se movían con las tropas a que estaban uni-das en su orden. Como su paso era lento e incómodo resultaban movimien-tos tardos y gravosos, cuyo atraso causaba en las retiradas pérdidas conside-rables, por ser necesario que las tropas se detuviesen a cubrir la seguridad de la artillería perecía un batallón por no abandonar cuatro cañones, y la tropa sufría la pesadez, y la complicación de los trenes de campaña. Estos desastres que confirmó la experiencia hizo problemática la pro-posición de si la artillería era útil, o gravosa en las acciones campales. La pesadez y dificultad de transportarla dieron al problema cierta apariencia de exactitud que puso en tormento los mayores ingenios militares. La artillería de a caballo ha trastornado estas ideas y disuelto las du-das de los tácticos. Como los artilleros van montados sobre los caballos, conservan el vigor que desperdiciaban fatigados en marchas largas y pe-nosas. Sin otro trabajo que desmontarse, están ágiles para el servicio de las Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 219-250. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above