Page 69

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

LA RETRIBUCIÓN DE LOS SERVICIOS MILITARES EN LA... 69 plantea una serie de medidas, destinadas a hacer más atractiva esta profesión (a la que muchos se han visto arrastrados por obligación), y a incrementar el número de individuos interesados en sentar plaza de manera voluntaria. En general se trata de propuestas que recogen la herencia de las décadas ante-riores, cuya aplicación se aplazó indefinidamente ante las dificultades eco-nómicas. Entre ellas se incluyen, circunscritas al tiempo que permanecieran en el frente: la exención fiscal (de las contribuciones ordinarias de naturale-za concejil), la imposibilidad de ejecutar embargos en sus propiedades, y la concesión de una cantidad diaria en concepto de socorro a las mujeres de los soldados que se encontraran en activo, consistente en 24 maravedíes diarios, ampliables a 40 si tenían un hijo o a 50 si eran dos o más. Por otra parte, en caso de que su marido falleciese en combate percibiría esa suma durante el resto de su vida, y los hijos hasta que cumplieran 14 años47. Respecto a la forma de aprestar los recursos necesarios para abonar estas pensiones, el li-cenciado González volvió sus miras hacia la Iglesia48. Para ello, los obispos debían aportar cada año 34.200 ducados, procedentes de los fondos destina-dos a las limosnas, repartidos entre las diferentes diócesis49. En caso de no ser suficiente con esta partida, podría recurrirse a las obras pías instauradas para el socorro de los pobres; y si aún faltara algo, debía ser desembolsado por los concejos. También se planteaba conceder a los soldados de la milicia que sirvie-ran durante tres campañas, todos los beneficios y prerrogativas que acarrea-ba la condición de hidalgo, con la única salvedad de la exención fiscal en las contribuciones ordinarias, si bien con carácter vitalicio50. Poco después las proposiciones del licenciado José González fueron valoradas en una sesión de la Junta de Ejecución, donde estuvieron presen-tes (junto al propio González) el conde duque, el marqués de Leganés, el protonotario de Aragón D. Jerónimo Villanueva y D. Nicolás Cid. A pesar de que la mayor parte de ellas merecieron comentarios favorables, los pro-blemas aparecieron en el punto más importante: el que hacía referencia a los hábitos de las órdenes militares y su utilización como instrumentos para 47  Ibídem. 48  DOMÍNGUEZ ORTIZ, Antonio: Las clases privilegiadas… op. cit., pp. 359-432. BURGOS ESTEBAN, F. M.: «El poder de la fe y la autoridad de la palabra: Iglesia y fiscalidad en la época del Conde Duque de Olivares», en SUÁREZ GRIMÓN, Vi-cente, MARTÍNEZ RUIZ, Enrique y LOBO CABRERA, Manuel (coords.): Iglesia y sociedad en el Antiguo Régimen. (Actas de la III Reunión Científica de la FEHM). Ed. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, 1994, pp. 429-438. CATALÁN MARTÍ- NEZ, Elena: «El fin de un privilegio: la contribución eclesiástica a la Hacienda Real (1519-1794), en Studia Historica, Historia Moderna, n.º 16, 1997, pp. 177-200. 49  AGS, GA, leg. 1378. «Papel del licenciado José González…». 50  Ibídem. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 55-88. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above