Page 74

REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115

74 AGUSTÍN JIMÉNEZ MORENO los hábitos y las encomiendas para la remuneración de servicios exclusi-vamente militares. Según su criterio, mientras no se acometiera esta tarea cualquier intento de recuperar el crédito de la profesión de Marte y hacerla atractiva estaría condenado al fracaso62. Justo a mediados del Seiscientos, Gil de Velasco expuso unos argu-mentos muy próximos a los que Alonso de Andrade pronunció unos años antes, también con la idea de elevar la consideración social de la milicia. Del tal modo, también asemeja al soldado con el monje y otorga a la divinidad el papel que correspondería al monarca a la hora de premiar sus méritos. En suma, ante la imposibilidad de retribuirles con bienes tangibles, se busca confortarles con la esperanza de que Dios tendría en cuenta sus servicios, premiándoles con la salvación de sus almas. Esta interpretación implicaría revestir a la divinidad de una nueva función: la gratificación de los milita-res, tarea que corresponde al poder terrenal y que, ante su incapacidad, debe asumir el poder divino63. Poco después, el capitán Montero de Espinosa introdujo otra perspec-tiva en este debate: la capacidad del monarca para remunerar a quien consi-derara oportuno, tanto si habían realizado méritos suficientes como si no. A este respecto le parece bien que muchos peticionarios no vieran satisfechas sus pretensiones, pues si únicamente se recompensara a los beneméritos el rey vería limitada una de sus prerrogativas64. En mi opinión sus argumentos buscan defender una situación difícilmente comprensible, y que apunta una las claves del problema a la que ya me referido: la incapacidad del poder real para gratificar a todos aquellos que lo merecieran Por otra parte, Thompson trae a colación un esclarecedor testimonio, procedente de una consulta del Consejo de Castilla fechada en 1654, que profundiza en lo apuntado en el memorial anónimo aparecido en la déca-da anterior, si bien en esta ocasión se centra en el segundo estamento: las cuantiosas mercedes solicitadas por sus miembros antes de comenzar a ser-vir. En su opinión se trata de un síntoma de la brecha cada vez mayor entre los privilegiados y guerra, pues tras estas desproporcionadas peticiones se encontraría su poco deseo de involucrarse en las empresas bélicas de la 62  MONCADA, Guillén Ramón de: Discurso militar: proponense algunos inconvenien-tes de la milicia de estos tiempos y su reparo. Valencia, 1653, pp. 4-5. 1.ª edición: Madrid, 1647. 63  GIL DE VELASCO, Juan Bautista: Católico y marcial modelo de prudentes y valero-sos soldados. Madrid, 1650, fols. 10r-11r. 64  MONTERO DE ESPINOSA, Román: Diálogos militares y políticos discurridos por Heráclito y Demócrito sobre las campañas y ejércitos de Flandes. Bruselas, 1654, pp. 11-12. Revista de Historia Militar, 115 (2014), pp. 55-88. ISSN: 0482-5748


REVISTA DE HISTORIA MILITAR 115
To see the actual publication please follow the link above