Page 23

BIP 142

Armada Ciencia y Cultura BIP 21 de mayordomos presidentes de cada trono y Hermano Mayor) de cambiar el itinerario del Traslado de San Pedro a calles más anchas e iluminadas, a fin de darle más esplendor y suntuosidad. Un año después, el mismo Cabildo completa el acuerdo anterior, al otorgar el carácter de procesión a dicho Traslado. Pero es en 1930 cuando se colocan los cimientos de la futura agrupación, que tendrá fecha oficial dos años más tarde, al vestir los operarios de la Maestranza los trajes de penitentes en el Martes Santo. El 23 de marzo de 1932, exactamente 169 años después de que los calafates arsenaleros se hicieran cargo del trono de San Pedro, un grupo de cartageneros, entre los que se encontraban trabajadores y operarios del Arsenal, fundan la Agrupación de San Pedro y consiguen de las autoridades militares que el Martes Santo se mantenga el Traslado, tradicional tantos años, aunque sin piquete ni banda de música de Infantería de Marina. Al día siguiente, Miércoles Santo, los sampedristas suplían a los soldados de Tierra en la procesión california. Y así hasta llegar a 1936 en que se suspenden las mismas ante el mal cariz reinante. Iniciada la contienda, el día 25 de julio, festividad de Santiago, la iglesia de Santa María es asaltada, destrozadas sus imágenes y capillas, además de la sede social de la hermandad, anexa al templo, con destrozos de archivos y expolio de vestuarios, bordados, estandartes, mantos y túnicas, etc. El trono de San Pedro, construido en 1898, es sacado del Arsenal y quemado en las afueras de la ciudad. Finalizada la guerra, los cofrades que aparecen encuentran ante sí un panorama desolador: casi todo el patrimonio, excepto los tronos, destruido. Habría que reconstruir todo lo perdido si Cartagena quería Semana Santa. La Agrupación de San Pedro tiene que enfrentarse, además de todo lo anteriormente expuesto, a la construcción de un trono —se llevará a cabo tres años después en el Arsenal— para el Apóstol. Gracias al trabajo sin descanso de los sampedristas en 1939 y, sobre todo, a la representación de zarzuelas, consiguen sufragar las 2.500 ptas que el escultor murciano José Sánchez Lozano pide por la escultura de San Pedro. El trono de Santiago es reparado y aderezado para la imagen del Pontífice y se confeccionan rápidamente túnicas, capuces prestados para los penitentes, etc… ¡y la agrupación de San Pedro sale de nuevo a las calles de la ciudad el Martes y Miércoles Santo de 1940! La vinculación de la agrupación sampedrista y el Arsenal Militar se mantiene con la misma fuerza que antes de 1936, aunque de manera un tanto diferente en lo que respecta al mantenimiento y tutela de San Pedro. Se institucionaliza el binomio San Pedro–Armada al convertir al Santo Pescador en operario del recinto militar, con su nómina correspondiente y por nombre: Pedro Marina Cartagena, cuyo salario es la ayuda económica de la Marina, como antaño lo fuese de la Real Maestranza del Arsenal de esta plaza. En agradecimiento por todo ello la agrupación nombra al Almirante de dicho recinto militar Presidente Honorario Perpetuo de la misma, y un jefe de la Armada la preside desde esa época. Ya en la década de los ochenta, afianzando más la vinculación de San Pedro, trabajador de la Maestranza, con la Armada, el cargo de Presidente recae en el Ayudante Mayor, jefe superior inmediato de todos los maestrantes arsenaleros. A lo largo de todos estos años la Agrupación de San Pedro ha ido perfeccionando y sustituyendo sus enseres patrimoniales; se ha hecho grande, en un afán de sana superación y continuo trabajo por parte de sus miembros. Al igual que el resto de agrupaciones, su meta siempre ha sido y es la mejora y la categoría del trabajo bien hecho. Es lógico pensar que, a lo largo de los años la renovación y aumento del patrimonio: estandartes, vestuarios de penitentes, tronos, etc, haya sido casi total. Este ansia de superación en todos los cofrades, en leal disputa con los de la otra Hermandad, puede considerarse también una característica esencial en el resurgir y consolidación de los desfiles pasionarios cartageneros desde la segunda mitad del pasado siglo. Hoy, en pleno siglo XXI, la Agrupación, un colectivo de más de 1.200 componentes, consta de siete grupos, denominados «tercios»: dos de infantiles (masculino y femenino), dos de adultos (masculino y femenino) y tres de portapasos (masculino, femenino y cadetes). Dichos tercios acompañan o procesionan los siguientes pasajes evangélicos: el trono de La Conversión de la Samaritana y el del Primado de Pedro en el Domingo de Ramos; el trono del Titular, la imagen de San Pedro Apóstol, en el Traslado del Martes Santo, y el trono de El Arrepentimiento de San Pedro y, de nuevo, el de San Pedro, en la Magna Procesión California del Miércoles Santo. Poco a poco, paso a paso, el trabajo de los sampedristas ha creado un halo de estímulo y confianza en los cartageneros y procesionistas digno de resaltar; y que no acaba aquí, porque es una historia que continúa gracias al Amor, Fe y Esperanza de sus componentes hacia el Pontífice de Roma y Primer Papa, su Maestro, Nuestro Señor Jesús y la Stma. Virgen del Primer Dolor que nos guían por la senda del Bien y de la Paz. FULGENCIO CERVANTES VIDAL VICEPRESIDENTE DE LA AGRUPACIÓN Armada


BIP 142
To see the actual publication please follow the link above