Page 100

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

100 FRANCISCO RAMOS OLIVER Don Quijote ve en la empresa la oportunidad para “vencer al enemigo del rey” y culminar su carrera de héroe caballeresco y sin embargo, ampa-rándose en que la sobrina, el ama, el barbero y el cura lo tienen retenido, no hace gesto alguno de querer incorporarse a la nómina de caballeros, o a la de soldados, y hacer algo en pro de la empresa contra el Turco. Como también guarda silencio en Barcelona ante el ataque turco a una galera española. Si relacionamos estos episodios con el alegato contra la artillería del Discurso de las Armas y las Letras, el caballero andante está reconociendo que nada puede ante la realidad, ante la evidencia de que son los ejércitos los que han asumido las dimensiones éticas y morales de la misión caballeresca, son los que tienen como función preservar y socorrer al individuo y la defensa de la sociedad, para lo que precisan de tecnología y de vínculos éticos y morales. Don Quijote no logra ser el héroe caballeresco vencedor a que aspira en sus ensoñaciones, pero a pesar de sus fracasos no renuncia a sus ideales y nunca se da por vencido. Tras cada fracaso, vuelve a intentarlo. Cervantes nos proporciona otra gran lección de moral militar: la voluntad de vencer como principio fundamental de la milicia, sin la cual no hay posibilidad de victoria, ni individual ni colectiva: “el militar actuará siempre con inque-brantable voluntad de vencer” dicen las Reales Ordenanzas. Para D. Quijote –Cervantes– el servicio de las armas es una escuela de valor y sacrificio, de principios, virtudes y valores, de conocimiento, que eleva al individuo, pues el que lo profesa “ha de ser jurisperito (…) médico (…) astrólogo (…) saber matemáticas (…) adornado de todas las virtudes teologales y cardinales (…) saber nadar (…) herrar un caballo (…) ha de ser casto en los pensamientos, honesto en las palabras, liberal en las obras, valiente en los hechos, sufrido en los trabajos, caritativo con los meneste-rosos y, finalmente, mantenedor de la verdad, aunque le cueste la vida el defenderla” (XVIII, II) y después de la religiosa es la más noble actividad a la que puede dedicarse el hombre. No es Cervantes un pacifista a ultranza ni un antimilitarista recalcitrante, es un hombre pacífico que tiene un elevado concepto de la milicia en cuanto tiene como misión la defensa de “la libertad, uno de los más preciosos do-nes que a los hombres dieron los cielos” en palabras de D. Quijote (LVIII, II). Durante la lectura militar de “El Quijote” se advierte que tanto cuando asume el papel de caballero andante como cuando piensa o se expresa como soldado, el “Ingenioso Hidalgo” siempre lo hace desde y hacia el individuo, creando un código deontológico en el que expone los principios éticos y normas de comportamiento del que se entrega al servicio de las armas, en Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 85-102. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above