Page 129

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

TRES LECTURAS DE EL QUIJOTE 129 vía pervive en el Quijote: una proyección sobre lo que puede ser a un tiempo deseable y posible, concretándolo en un perfil de valores ejemplar, cuya dinámica debería tender hacia su mayor equilibrio (horizontalizar el perfil) al tiempo que busca su elevación (hacia el máximo axiológicamente compa-tible), y todo ello en posibles fases sucesivas como sugieren las flechas de la Fig. 4. Esto y no otra cosa vendría a ser el verdadero “progreso”; concepto este, como se sabe, bien escurridizo a la hora de definirlo con precisión. Programa, por supuesto, de difícil realización quizá precisamente por moralizante, pero no por ello abandonable como ideal al igual que esa utopía quijotesca que Sancho no quiere dejar morir ni aun durante la agonía de don Quijote. 3.- MOMENTOS ESTELARES DE SANCHO PANZA En la inmensa literatura existente sobre el Quijote, el protagonista ab-soluto suele ser el hidalgo caballero de La Mancha. Es el personaje de don Quijote quien parece llevar la voz cantante en lo que al mensaje moral se refiere, pero, ¿y Sancho Panza? ¿qué decir de ese pueblerino, simple, anal-fabeto, interesado sólo en mejorar su suerte y la de su familia, pero a quien don Quijote embauca con promesas de toda índole, entre ellas la de hacerle gobernador de alguna ínsula? Hay que decir que comienza poniendo en las aventuras el sentido común que le falta a don Quijote; que él sigue pensan-do en la comida, en las monedas que se encuentra en Sierra Morena, en los pollinos que le ofrece don Quijote y sobre todo en ocupar un día el cargo de gobernador, o de conde, donde poder ganar dinero y privilegios para hacer que su mujer y su hija Sanchica sean también condesas o algo parecido. En la primera parte de la novela Sancho nunca renuncia a esta promesa que recuerda constantemente a don Quijote. Pero conforme va avanzando el relato, y una vez que parece haber ex-perimentado lo que es comer abundantemente (bodas de Camacho, casa del caballero del Verde Gabán, castillo de los Duques…), el pensamiento de Sancho se va tornando más y más desprendido, produciéndose así lo que muchos autores han llamado la quijotización de Sancho, hasta el punto en que llega incluso a superar en espiritualidad a su maestro. En términos de valores se aprecia una evolución de su pensamiento, que va desde sus in-tereses más materiales por mejorar su humilde condición, llevar sustento a su familia, obcecarse con ser gobernador o conde, e incluso estar dispuesto a vender los esclavos negros que pudieran corresponderle en propiedad por tales cargos, a pasar gradualmente al abandono de estas apetencias mate- Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 103-138. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above