Page 131

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

TRES LECTURAS DE EL QUIJOTE 131 Y en tanto, el viejo del báculo decía esto, dio el báculo al prestador para que se le tuviese mientras juraba solemnemente. Viendo lo cual el prestador creyó que el del báculo decía la verdad por-que le tenía por hombre de bien. Devolvió el báculo al viejo, y bajando la cabeza iba a salir del juzgado. Visto lo cual, Sancho dijo al del báculo: Dadme, buen hombre, ese bá-culo. De muy buena gana –respondió el viejo. Tomole Sancho, y dándosele al prestador, le dijo: Andad con Dios, que Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 103-138. ISSN: 0482-5748 vais pagado. ¿Pero señor?, ─respondió el prestador─ ¿vale esta caña los escudos de oro? Sí, dijo el gobernador. Y mandó que allí delante de todos se rompiese y abriese la caña. Hízose así, y en el corazón della hallaron diez escudos de oro. Comentario: Obsérvese la sorprendente capacidad psicológica de San-cho para captar en unos segundos que el hecho de entregar innecesariamente el báculo al mismo prestador por el solo hecho de jurar, encerraba la argucia de no poder ser acusado de jurar en falso pero sin por ello devolver los es-cudos. Juicio 2 (Adaptado de Parte II, capítulo 45): Entró en el juzgado una mujer, dando grandes voces diciendo: ¡Justicia, señor gobernador! Este mal hombre me ha cogido en la mitad dese campo y se ha aprovechado de mi cuerpo. Sancho le preguntó al hombre qué respondía. Señor, volvíame a mi aldea cuando topé en el camino con esta buena dueña, y el diablo, que todo lo añasca, hizo que yogásemos juntos, paguéle lo suficiente, y ella malcontenta, no me ha dejado hasta traerme aquí. Sancho preguntó al hombre si traía consigo dinero. Él dijo que veinte ducados en una bolsa. Sancho mandó que la entregase a la mujer. Tomola la mujer y haciendo mil zalemas a todos con esto se salió del juzgado. Apenas salió cuando Sancho dijo al hombre: id tras ella, quitadle la bolsa, y volved aquí. De allí a poco volvieron el hombre y la mujer, asidos y aferrados. ¡Justi-cia de Dios y del mundo! Mire, señor gobernador, que me ha querido quitar la bolsa que vuesa merced mandó darme. ¿Y háosla quitado?


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above