Page 147

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

MIGUEL DE CERVANTES, SOLDADO DE INFANTERÍA ESPAÑOLA 147 «no acordándose que están citados por mar y tierra a la voluntad del general o maestre de campo, en que ofreciéndose ocasión, han de poner sus personas en vanguardia». Bernardino de Mendoza dedica 10 páginas de las 137 de su tratado Teó-rica y práctica de guerra a unas “Consideraciones para Jornadas de mar”, Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 139-154. ISSN: 0482-5748 dónde dice: «Ofreciendose a dar batalla que es la más peligrosa facción de todas cuantas hay en la guerra, así por la facilidad con que se prende el fuego en los navíos, como por ser forzoso saltar en el del enemigo el que quiere rendirle, cuando no lo haya hecho por fuerza de golpes de artillería, y entonces se viene a combatir con tanta desventaja cual es, aferrados los navíos, saltar sobre las jarretas , rindiendo los castillos de popa y proa y , por consiguiente, las dos cubiertas, peligro a que se añade otro no menor del combatirse sobre la mar, que es mayor enemigo de todos no perdo-nando a nadie de los que caen en ella, cosa que no es en tierra». Felipe II intenta volver sustancialmente al soldado de galeras que había sido norma hasta 1564. Para ello, no se crean nuevas unidades, sino que se adscriben a la escuadras de galeras de Nápoles y Sicilia determinadas compa-ñías de los Tercios, y en el caso de la guarnición de las Galeras de Sicilia a al-gunas de las compañías fijas del tercio de Sicilia20. Así lo expresa el Marqués de Pescara, virrey de Sicilia, que había hecho llegar unas cartas a Felipe II en 1569 explicándole la falta de soldados que había en el Reino, por los que se habían enviado a Nápoles y Lombardía, y los que se sacaron para andar en las galeras de Sicilia, y solicita que el Rey le proveyese de gente extraordinaria para que fuesen en las galeras. Felipe II contesta a estas propuesta diciendo que lo deseable sería que los tercios estuviesen llenos y enteros, «y que hu-viese soldados separados para las galeras, pero como no se puede dexar de cumplir y proveer a tantas partes, es menester que se compadezca lo uno con lo otro», y cuando se rehinchen los tercios de Nápoles y Lombardía, que esperaba fuese pronto, se haría volver a Sicilia a la gente que se había sacado de su tercio 21. La realidad era, pues, que la especialización no era posible, por simple aprovechamiento de los recursos, dinámica que se repite siempre 20  OLESA MUÑIDO, F.F.: “La organización naval de los estados Mediterráneos…, pág. 242. En el Atlántico se organizó el Tercio de la Mar Océano para guarnecer la Armada del Océa-no. Subsiste el de Galeones. Se crea el de “España”, o sea el Tercio de la Escuadra de Ga-leras de España. 21  El Rey al marqués de Pescara, virrey de Sicilia, en Madrid, a 12 de agosto de 1569. A.G.S., E., leg. 1.132, doc.188.


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above