Page 159

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

CERVANTES, SOLDADO DE INFANTERÍA EN EL TERCIO DE SICILIA 159 de tener acceso a través de traducciones”, Miguel de Cervantes pasó más tiempo dedicado a la lectura que a la exigente vida de soldado. A estos au-tores, supuestamente leídos durante su vida de soldado, Franco Meregalli añade más obras, “Baldus de Teófilo Folengo, Guario Mezquino, Ocurren-cias y bromas del párroco Arlotto”.12 No obstante, Astrana Marín, cautelososo, en su monumental obra so-bre el escritor,13 es más prudente y apostilla que durante la convalecencia de Cervantes en Messina tras la batalla naval de Lepanto, la rota de la ar-mada turquesa, considera que si “para todo enfermo medianamente culto el placer de la lectura es el favorito, Miguel de Cervantes no sería una excepción y se entregaría preferentemente a los poetas y los novellieri, aunque por su situación, matiza, leería lo que pudiese y no que quisiera.” El mismo Astrana Martin, sin embargo, elucubra y para la campaña de Navarino de 1572, supone, e imagina, que está en “...la patria de Néstor, celebre en la guerra de Troya. En la imaginación de Cervantes, a los re-cuerdos de la Odisea, se unieron ahora los de la Ilíada”.14 Por si no fueran pocos libros los leídos por Cervantes a esas alturas, Spunberg15 añade a la lista ya conocida las obras poéticas de segundo or-den como las escritas por “Serafín Aquilano y los textos descollantes como el Pastor Fido de Guarini, Bembo y Policiano y de modo más profundo, El Cortesano de Baltasar de Castigliones y también frecuentó la obra de Pulci y Boyarde y quedó decididamente deslumbrado por Ariosto”. Habida cuenta que las obras supuestamente leídas por Miguel de Cer-vantes durante su etapa de soldado en Italia estarían escritas en italiano o en latín, no todo se podía haber traducido al español y menos que esas traducciones estuvieran disponibles para un nómada soldado, y si como dice Astrana Marín,16 “... pudo tener a mano entonces Os Lusiadas de Camöes, los Hecatommithi de Cinthio, sin contar con las imperecederas creaciones de Boccacio, Sannazaro y el Aristo. Excusado es decir que no ignoró los clásicos griegos y latinos ni a Dante, Petrarca, Bembo, el Aretino, etc”, Miguel de Cervantes se consumó como avezado poliglota además de devorador de libros, lo cual, para su juventud, era demasiada capacidad, dado, además, el poco tiempo disponible. 12  Op. cit. de Meregalli, F. Citado en MUNGUÍA GARCÍA, Víctor Eduardo: Biografía de Mi-guel de Cervantes. Estado de la Cuestión. Madrid, 2002, p. 82. 13  ASTRANA MARÍN, Luis: Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes. 1948-1958, 7 vols. Madrid, 1948-58. Cap. XXIII. Recurso informático en Internet: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. 14  Ibídem. 15  SPUNBERG, Alberto: Biografía de Miguel de Cervantes, 2003, p. 34. 16 ASTRANA MARÍN, Luis: op. cit. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 155-174. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above