Page 18

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

18 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO Distinguimos claramente en este párrafo la repuesta de Cervantes a la descalificación de “viejo”, doblemente vejatoria por unirla a la de “solda-do”. Con respecto a su edad responde con ironía pues nadie tiene la potestad de impedir el paso del tiempo que, por otra parte, proporciona experiencia y desarrolla las facultades mentales de ahí la sentencia de que “no se escribe con las canas” sino con la inteligencia que aumenta con los años14. No me-rece más respuesta aunque Avellaneda unas líneas adelante insiste diciendo: “Y pues Miguel de Cervantes es ya de viejo como el castillo de San Cer-vantes y, por los años, tan mal contentadizo que todo y todos le enfadan”. La comparación con esta fortaleza toledana, el castillo de San Servando, no puede ser más injuriosa, aparentemente es una referencia literaria, común en su tiempo, como ejemplo de vejez y ruina según aparece en el Tesoro de la lengua de Covarrubias y también en un romance de Góngora: “Castillo de San Cervantes, / tú que estás par de Toledo … pues siendo de tantos años, /sin barbacana te veo…”, sin embargo utilizando esta misma cita el agravio es todavía mayor en el capítulo IV del apócrifo donde se une a la descalifica-ción por viejo la de cornudo. Con muy buen criterio Cervantes no respondió ante tamaña vileza15. Es posible también que el episodio en el que don Quijote y Sancho se encuentran con el paje que va a alistarse en una compañía de Infantería, sea respuesta, dentro del texto de la narración, a esta doble descalificación viejo-soldado que afectaba de forma tan directa a Cervantes en su brillante pasado en los tercios españoles de Infantería y a las estrecheces económicas de su vejez. Aconseja allí el Ingenioso Hidalgo al futuro soldado: “Y adver-tid, hijo, que al soldado mejor le está el oler a pólvora que a algalía, y que si la vejez os coge en este honroso ejercicio, aunque sea lleno de heridas y estropeado o cojo, a lo menos no os podrá coger sin honra, y tal, que no os la podrá menoscabar la pobreza. Cuanto más que ya se va dando orden como se entretengan y remedien los soldados viejos y estropeados…” (Quijote, II, cáp. XXIV). 14  Pérez López, (“Lope, Medinilla, Cervantes y Avellaneda”, en Criticón, 86, 2002, pág. 60), que defiende la autoría de Baltasar Elicio de Medinilla, escritor toledano del círculo de Lope de Vega, para el apócrifo, piensa que llama viejo a Cervantes en el prólogo, porque éste en los versos preliminares de la primera parte del Quijote le califica de “boquirrubio” o sea jovenzuelo inexperto y pedante. La insistencia en descalificar a Cervantes por viejo no deja de sorprender, tal vez encierra alguna conducta o alarde personal del escritor que ignoramos en la actualidad. 15  GÓNGORA Y ARGOTE, Luis de: Obras completas. Recopilación, prólogo y notas de Juan e Isabel Millé Jiménez, Madrid, Aguilar, 1967, págs. 116-7. Para detalles sobre este capítulo IV del falso Quijote de Avellaneda, véase la edición de Luis Gómez Canseco (Madrid, Biblioteca Nueva, 2000, págs. 259-62). Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 13-36. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above