Page 21

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

SOBRE EL PRÓLOGO DE LA SEGUNDA PARTE DE EL QUIJOTE 21 Tal vez Cervantes, entonces amigo de Lope, conocía los pormenores de es-tas dos campañas en las que el dramaturgo no tuvo ocasión de demostrar su arrojo, ambas intervenciones fueron fallidas, aunque en esta última la impresión es que el galeón San Juan rehuyó el enfrentamiento. Pero Avellaneda además de difamar a Cervantes por su edad y valor, le supone envidioso del éxito de Lope de Vega, entonces el escritor más celebrado, por lo que en su prólogo, en un exceso de pedantería, dedica un apartado ilustrando con citas eclesiásticas este pecado capital. A tales insinuaciones responde Cervantes rechazando la doble acusación de celoso e ignorante y, a su vez, señala que la desordenada conducta de Lope no es nada envidiable. He sentido también que me llame envidioso, y que como a ignorante, me describa qué cosa sea la envidia; que, en realidad de verdad, de dos que hay24, yo no conozco sino a la santa, a la noble y bien intencionada; y siendo esto así, como lo es, no tengo yo de perseguir a ningún sacer-dote, y más si tiene por añadidura ser familiar del Santo Oficio; y si él lo dijo por quien parece que lo dijo, engañóse de todo en todo; que del tal adoro el ingenio, admiro las obras, y la ocupación continua y virtuosa. Pero, en efecto, le agradezco a este señor autor el decir que mis novelas son más satíricas que ejemplares, pero que son buenas, y no lo pudieran ser si no tuvieran de todo. Las alusiones a Lope son exponente del enfado cervantino, redactadas con ironía y trazo grueso, es cierto que sus obras, especialmente las come-dias, eran admiradas por todos, era el escritor más celebrado de España pero su conducta personal dejaba mucho que desear en una sociedad que se regía por las estrictas reglas católicas y las no menos rígidas leyes del honor. Ave-llaneda dice en su introducción que Cervantes en el Quijote le había ofen-dido a él y: “particularmente a quien tan justamente celebran las naciones más extranjeras, y la nuestra debe tanto, por haber entretenido honestísima y fecundamente a tantos teatros de España con estupendas e innumerables comedias, con el rigor del arte que pide el mundo, y con la seguridad y limpieza que de un ministro del Santo Oficio se debe esperar”. En efecto, Lope de Vega triunfaba diariamente en el teatro y era conocido fuera de nuestro país, también desde 1608 tenía la dignidad honorífica de “familiar del Santo Oficio” y en 1614 había sido ordenado sacerdote por el Arzobispo de Toledo, pero ni siquiera las órdenes sagradas le impidieron cortar con 24  de dos que hay: el pecado capital y la envidia que provoca la noble emulación. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 13-36. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above