Page 22

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

22 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO su permanente vida licenciosa. De aquí esa apostilla cervantina, tremenda-mente aguda: “del tal sacerdote adoro el ingenio, admiro las obras, y la ocupación continua y virtuosa”; esta afirmación es todavía más hiriente si aceptamos la hipótesis que señala a Lope como el autor real del prólogo del falso Quijote25. Las últimas frases de este apartado, responden al comentario de Avella-neda sobre las Novelas ejemplares (1613) ya que Cervantes en el prólogo se permitió de nuevo, tal como había hecho en el de la primera parte del Quijote, salirse de lo normal en las introducciones puesto que denuncia la descalificación que mereció por aquel proemio y, de paso, su situación per-sonal en este tiempo. Como sucede con su gran obra, la rivalidad y ruptura con Lope de Vega parecen inspirar el contenido de estos párrafos liminares; en el inicio, su descripción física, alusión al retrato que le hizo Jáuregui, tiene todo el carácter de una burla a los grabados que se imprimían al frente de los libros de su oponente, especialmente el que ilustra el poema Jerusalén conquistada. Pero Cervantes va más lejos al asegurar : “yo soy el primero que ha novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas, todas son traducidas de lenguas extranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas; mi ingenio las engendró y las parió mi pluma”26. Tal afirmación molestó de manera especial a Avellaneda, quien le responde diciendo que son: “más satíricas que ejemplares, si bien no poco ingeniosas”. Cervantes aquí puntualiza: “… agradezco a este señor autor el decir que mis novelas son más satíricas que ejemplares, pero que son buenas, y no lo pudieran ser si no tuvieran de todo”, es decir si no fueran variadas, textos en donde se mezclaban todo tipo de géneros, rasgo que tam-bién es característico del primer Quijote donde el hilo argumental se ve in-terrumpido por relatos intercalados ajenos a las aventuras del protagonista. Sigue el prólogo cervantino diciendo: Paréceme que me dices que ando muy limitado y que me contengo mucho en los términos de mi modestia, sabiendo que no se ha añadir aflicción al afligido27, y que la que debe de tener este señor sin duda es 25  MARÍN, Nicolás, “La piedra y la mano en el prólogo del Quijote apócrifo”, en Estudios litera-rios sobre el Siglo de Oro, 1994, págs. 279-313. Gregorio PALACÍN, Ahondando en el Quijote. Madrid: Ediciones Leira, 1968, págs. 153-157, en contra de todas las opiniones adversas hacia Lope cree que se trata de un elogio de Cervantes. El gran lopista Joaquín de Entrambasaguas en sus Estudios sobre Lope de Vega. (Madrid: CSIC., 1967, I, pág. 133) hace constar que: “se escribió el falso Quijote con la anuencia de Lope y en defensa suya, en parte”. 26  CERVANTES SAAVEDRA, Miguel: Novelas ejemplares, 2001, pág. 19. 27  No se ha de añadir aflición al afligido: proverbio latino: Afflictis non est addenda afflictio. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 13-36. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above