Page 23

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

SOBRE EL PRÓLOGO DE LA SEGUNDA PARTE DE EL QUIJOTE 23 grande, pues no osa parecer28 a campo abierto y al cielo claro, encu-briendo su nombre, fingiendo su patria, como si hubiera hecho alguna traición de lesa majestad. Si por ventura llegares a conocerle, dile de mi parte que no me tengo por agraviado; que bien sé lo que son tentaciones del demonio, y que una de las mayores es ponerle a un hombre en el en-tendimiento que puede componer e imprimir un libro con que gane tanta fama como dineros, y tantos dineros cuanta fama; y para confirmación desto, quiero que en tu buen donaire y gracia le cuentes este cuento: Dilucidada la acusación de envidioso de Lope, leemos en este apartado cómo ahora Cervantes se centra en el autor que se ha apropiado de su crea-ción literaria, del “licenciado Alonso Fernández de Avellaneda, natural de la villa de Tordesillas”, según aparece al frente de la portada del libro; el verda-dero creador de don Quijote menosprecia el agravio y renuncia a aumentar la gran aflicción del usurpador: pues no osa parecer a campo abierto y al cielo claro, encubriendo su nombre, fingiendo su patria, como si hubiera hecho alguna traición de lesa majestad. Sin citar el falso texto quijotesco se sugiere que quien lo ha escrito está profundamente amargado, afligido, por no haber podido alcanzar mínimamente la calidad del auténtico y como con-secuencia de ello debe esconderse ocultando su nombre y hasta su origen, su fracaso literario le conduce a la marginación social. Con este ardid Cervan-tes confronta su Quijote y prestigio creativo con el de su oponente del que ni siquiera se conoce su identidad ni, como ha sucedido, se sabrá nunca: “Si por ventura llegares a conocerle”. Algunos cervantistas, ante esta proposi-ción condicional, se han preguntado si Cervantes conocía realmente quien se ocultaba bajo este pseudónimo, en caso afirmativo sería otro acierto el no citarlo puesto que pese a las múltiples teorías que pretenden identificar al falsario, hoy por hoy, ninguna es totalmente fiable29: la mediocridad del texto apócrifo hace que su autor no pueda reivindicarlo como suyo, por ello no se siente agraviado ante un fraude. El apartado final del párrafo obedece a las palabras del prólogo de Ave-llaneda cuando dice: “Pero quéjese de mi trabajo por la ganancia que le quito de su segunda parte …”, a lo cual Cervantes responde: “que bien sé lo que son tentaciones del demonio, y que una de las mayores es ponerle a un hombre en el entendimiento que puede componer e imprimir un libro con 28  Parecer: aparecer. 29  Como muestra de opiniones contrapuestas podemos citar a Martín de Riquer que en su edi-ción del Quijote de Avellaneda (1972, pág. XXIX) cree que Cervantes conocía quien estaba detrás del apócrifo, en cambio Alberto Sánchez, (1992, pág. 333), indica que el tono de la proposición condicional del texto cervantino “viene a revelarnos oblicuamente la frustración de las reiteradas pesquisas cervantinas para identificar al encubierto Avellaneda”. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 13-36. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above