Page 26

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

26 MANUEL FERNÁNDEZ NIETO En efecto; todos cuantos perros topaba, aunque fuesen alanos, o gozques36, decía que eran podencos; y así, no soltó más el canto. Quizá de esta suerte le podrá acontecer a este historiador, que no se atreverá a soltar más la presa de su ingenio en libros que, en siendo malos, son más duros que las peñas”. Varias son las sugerencias sobre la intención de este cuento dentro del prólogo, desde señalar una amenaza contra su rival por parte de Cervan-tes, a identificar a éste con el bonetero que, viendo maltratar a su podenco como Avellaneda hizo con su libro, consigue que no vuelva molestar a na-die más37. Para Michel Moner, dentro de la confrontación Cervantes-Ave-llaneda, las historias de locos son utilizadas como verdaderos “argumentos cachiporra” encajados después del prólogo, las dos primeras arruinan las pretensiones literarias del imitador imprudente que se encuentra así des-calificado de entrada pues, al fin y al cabo, presenta al falso autor como un inflador de perros, como un escritor loco que trasforma buenos relatos en unas pesadas e indigestas piedras, además piensa Moner que estas dos historias de locos se completan con la que aparece en el capítulo I de esta segunda parte, que viene a reforzar la carga ofensiva contra el falsario y su Quijote38. En las frases iniciales del siguiente párrafo, Cervantes insiste en re-marcar que Avellaneda, con su libro, se mueve únicamente por el interés material a diferencia de su Quijote que tiene motivaciones más elevadas, no está concebido para ganar dinero como sí lo estaba la producción li-teraria de Lope de Vega y sus seguidores cuyo teatro se califica como “mercadería vendible”, según se define a las comedias de este tiempo en el capítulo XLVIII de la primera parte del Quijote. A Cervantes las ganan-cias no le importan un “ardite”, es decir una moneda de poco valor, sin importancia, y así deja las referencias al autor de la mediocre continuación del Quijote para centrarse en el mecenas de su segunda parte: el conde de Lemos, en ese momento virrey de Nápoles, que, a diferencia del duque de Béjar a quien dedicó la primera, le ha favorecido al igual que otro gran personaje: Don Bernardo de Sandoval, arzobispo de Toledo e Inquisidor general del reino. 36  alanos: perros corpulentos de raza cruzada; gozques: perros pequeños sin raza definida: “pe-rrillos que crían gente pobre y baja...”(Covarrubias). 37  SÁNCHEZ, Alberto, (1992, pág. 335) y WALDE MOHENO, Lillian von der: “El prólogo de la segunda parte del Quijote”, págs. 87-88, respectivamente. 38  MONER, Michel: Cervantès conteur. Madrid: Casa de Velázquez, 1989, pág. 52. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 13-36. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above