Page 49

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

LA SEGUNDA PARTE DE EL QUIJOTE (1615) 49 al Quijote de Avellaneda. Más adelante acuden al puerto a visitar una ga-lera; estando en ella es avistado un bergantín turco y se hacen a la mar en su persecución. Es capturada la nave, no sin antes haber dado muerte a dos soldados cristianos, y su capitán resulta ser la hermosa morisca Ana Félix, fugada de Argel. Ya no escribe Cervantes aventuras librescas, sino inspira-das en la realidad de su tiempo. En efecto, este suceso está relacionado con la expulsión de los moriscos en 1609, pues Ana resulta ser hija de Ricote, que fue perjudicado por este hecho. Dos días después del lance, llega a Barcelona un caballero en cuyo es-cudo estaba pintada una blanca luna. Encuentra a don Quijote en la playa y le reta en singular combate a no ser que confiese que su dama es mucho más hermosa que Dulcinea. El duelo tiene lugar y Don Quijote es derribado, pero no vencido, pues cuando está en el suelo con la lanza del Caballero de la Blanca Luna en su cuello afirma: “Dulcinea del Toboso es la más hermosa mujer del mundo, y yo el más desdichado caballero de la tierra, y no es que mi flaqueza defraude esta verdad. Aprieta, caballero, la lanza, y quítame la vida, pues me has quitado la honra” (cap. LXIV). El de la Blanca Luna, que es en realidad el bachiller Sansón Carrasco que por fin se venga de su ante-rior derrota como Caballero de los Espejos, reconoce la belleza de Dulcinea, por lo que don Quijote es derrotado pero no vencido, pero a cambio exige a Don Quijote que se retire un año a su lugar de la Mancha. La melancolía inunda al Ingenioso Hidalgo y el regreso es triste: amo y escudero caminan juntos. Sancho quiere reanimar a Don Quijote hablándole de libros de caballerías y de futuras aventuras cuando concluya el plazo de retiro. Sin embargo, Don Quijote cambia y planea entregarse a la vida pas-toril mientras dure el tiempo fijado por el vencedor: serían los pastores Qui-jotiz y Pancino. Se trata de nuevo de una inmersión en el mundo libresco de los relatos pastoriles, tan literariamente fingidos como los de los caballeros. De todos los sucesos hasta que vuelvan a casa, destaca el encuentro con don Álvaro de Tarfe, personaje del Quijote de Avellaneda. Llegan por fin a su aldea pero allí el caballero, sumido en una profunda tristeza, cae enfermo. Al cabo de seis días de calentura despertó habiendo recuperado la razón, por lo que ya no es Don Quijote de La Mancha sino Alonso Quijano. Pide confesión, como buen cristiano, y hace testamento. El hidalgo manchego muere para que nadie vuelva a resucitarlo y Cer-vantes, bajo el nombre del ficticio autor Cide Hamete Benengeli, acaba el relato diciendo: “no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que por las de mi verdadero don Quijote van ya tropezando y han de caer del todo, sin duda alguna”. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 37-56. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above