Page 95

RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE

EL SERVICIO DE LAS ARMAS EN EL QUIJOTE 95 Quijote estaría defendiendo un orden –una paz– susceptible de ser manteni-da por leyes justas que, a su vez, solo podrían ser efectivas con el concurso de las armas. El estado de derecho carece de fuerza por sí mismo; se la pro-porcionan las armas (Bueno, 2007). Una nación se puede considerar estable social y políticamente cuando se respetan los derechos y libertades funda-mentales de sus habitantes y las instituciones funcionan con normalidad y sin sobresaltos, es decir, cuando se siente segura y libre de amenazas que perturben su normal desarrollo. La seguridad y la defensa son dimensiones morales de la vida humana, en tanto tienen como función última preservar, proteger y garantizar la permanencia en el tiempo de una sociedad política (López Calle, 2008, 9). En este discurso, hay un paralelismo conceptual entre armas y paz y letras y justicia. La paz es fruto de la justicia, se garantiza con leyes justas. Las armas garantizan la aplicación de la justicia y las leyes, es decir, la paz. Es necesario por tanto mantener un diálogo permanente entre las armas y las letras, en pos de la justicia y de la paz. Pero el Cervantes soldado no habla solo por boca de don Quijote, y así otras virtudes militares, como la humildad, la honrada ambición y el deseo de ocupar los puestos de mayor riesgo y fatiga, tienen su reflejo en el capí-tulo XXXIX de la primera parte, de clara inspiración autobiográfica, cuando el cautivo relata que “divulgóse el grandísimo aparato de guerra que se hacía; todo lo cual me incitó y conmovió el ánimo y el deseo de verme en la jornada que se esperaba; y aunque tenía barruntos y casi promesas ciertas de que en la primera ocasión que se ofreciese sería promovido a capitán, lo quise dejar todo y venirme, como me vine a Italia (…) digo en fin que yo me hallé en aquella felicísima jornada, ya hecho capitán de infantería, a cuyo honroso cargo me subió mi buena suerte más que mis merecimientos.” No terminan aquí las referencias en “El Quijote” a las virtudes militares. Cervantes en el diálogo del cura con el canónigo nos pone de manifiesto las cualidades que debe poseer un capitán, es decir, un jefe: “valeroso con todas las partes que para ser tal se requieren, mostrándose prudente previniendo las astucias de sus enemigos, y elocuente orador persuadiendo o disua-diendo a sus soldados, maduro en el consejo, presto en lo determinado, tan valiente en el esperar como en el acometer” (XLVII, I), o dicho con otras palabras más actuales: en el ejercicio de su autoridad, el jefe será prudente en la toma de decisiones, fruto del análisis de la situación y la valoración de la información disponible, las expresará en órdenes concretas, que ra-zonará en lo posible para facilitar su comprensión y conseguir el apoyo y la cooperación consciente y activa de sus subordinados, y será rápido y decidido en la ejecución. (Reales Ordenanzas, 2009, 63 y 64). Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2015, pp. 85-102. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA ANIVERSARIO 2ª PARTE QUIJOTE
To see the actual publication please follow the link above