Page 39

BIP 144

Historia y Cultura Naval BIP 37 En la fachada del ayuntamiento de Sanlúcar hay una placa en el que figuran los nombres de los 18 hombres que llegaron con la nao Victoria así como un azulejo con la figuras de Magallanes y Elcano. Destino Sevilla Elcano tenía prisa por llegar pronto a Sevilla y rendir viaje ante las altas instancias de la Casa de Contratación. El clavo que llevaba era el mayor argumento del éxito de su viaje. Así fue como con una nave de Sanlúcar inició el remolque de la nao rio arriba. Al mismo tiempo la noticia llegó a Sevilla y la Casa de Contratación envió otro barco remolque con 15 hombres que ayudaron a llevar cuanto antes a la Victoria y que lo hizo el 8 de septiembre de 1522, justo cuando en Triana celebraban la fiesta de Santa María de la Victoria, quedando la nave anclada frente al «Puerto de Mulas», dando así fin a su larguísimo viaje, el primero que había atravesado todos los meridianos de la Tierra y el más largo también que había realizado navío alguno. En este punto se colocó el 8 de septiembre de 2010 una esfera armilar de tres metros y medio de diámetro que señala simbólicamente «la milla cero» del planeta. Habían dado la vuelta al mundo y por este motivo cuando los marinos rindieron cuenta de su viaje contaban que era el siete de septiembre pero para los sevillanos era el día ocho y el motivo era que al dar la vuelta a la tierra, navegando hacia el oeste, el sol había pasado una vez menos por sus cabezas. Lo contrario le ocurrió al protagonista de la «Vuelta al Mundo en ochenta días». Su protagonista, Phileas Foog creyó perdida la apuesta de veinte mil libras al regresar a Londres el día ochenta y uno. Su criado le hizo ver el error. Esta vez había viajado hacia el este. Aun en el siglo XIX no era fácil comprender lo que significaba dar la vuelta a la tierra a favor del sol o en contra de él. El viaje de Juan Sebastián de Elcano aclaró un misterio discutido hasta entonces: Existen las «antípodas», un hecho que los hombres del Renacimiento eran incapaces de concebir. Ya no había en el otro extremo del mundo hombres colgados boca abajo. Ellos habían estado en Filipinas, en las Molucas, pisando el suelo, es decir, en todos los casos hacia el centro de la Tierra. Por fin, se había demostrado la esfericidad de la Tierra. Agradecimiento Mariano Bajaron a tierra, caminando descalzos y en camisa para visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y la de Santa María de la Antigua, patrona de Nuestra Sra. de la Victoria. Virgen de la Antigua. los marineros, a la que pedían protección antes de su partida. No se encontraba en el retablo actual, en una capilla de la catedral de Sevilla, sino en un bello fresco del siglo XIV que debió sustituir a otro de la época de la conquista de Sevilla. La comitiva, formada por dieciocho hombres tuvo que recorrer varios kilómetros entre el respeto y la admiración de miles de personas. Después, refrigerio para estos hombres que habían realizado esta hazaña en la que habían recorrido alrededor de 75.000 kilómetros. La Gloria final Lo primero que hizo Juan Sebastián Elcano nada más llegar a Sanlúcar fue escribir una carta al Rey en la cual decía: «Suplico a V.M, por los muchos sudores, hambre y sed que ha padecido esta gente al servicio de V.M, les haga merced de la cuarta y de la veintena de efectos de lo que consigo traen… Suplico a vuestra Alta Majestad que provea con el Rey de Portugal la libertad de los trece hombres que tanto tiempo le han servido y que están presos en Cabo Verde. Finalmente, recuerda a Carlos V, el más alto logro de la expedición; hemos dado la vuelta a toda la redondez de la tierra». El Rey respondió inmediatamente prometiendo premiar a la tripulación, respetándose la petición de Elcano y


BIP 144
To see the actual publication please follow the link above