Page 22

BIP 140

entrevista a… requiere de un sistema más garantista que en el sector privado, lo cual afecta también a la contratación de personal y movilidad del mismo, al ser la legislación laboral más ágil que la del Estado. En contrapartida veo un sentido de pertenencia institucional mayor en la Armada que en el mundo empresarial, donde desgraciadamente la crisis económica ha demostrado que la fidelidad de los empleados ya no se valora al tener que tomar decisiones de despidos incluso a personas con alta dedicación y magníficos currículos. La misión y vocación de servicio a España, al mantenimiento de la paz y de los valores de nuestras sociedades, tampoco es fácil encontrarla en la empresa privada, donde no se puede hablar de vocación sino de empleo. Hoy se trabaja donde uno puede, no donde uno quisiera, y el sentimiento de compañerismo 20 BIP y lealtad es más difícil encontrarlo en el sector privado, donde se prioriza la optimización de beneficios por encima de otras consideraciones. P.—Así pues, ¿qué valores piensa que se podrían trasladar de la Armada al mundo empresarial? Fundamentalmente se podría trasladar el diseño del modelo de liderazgo que tiene la Armada, especialmente indicado para situaciones de crisis o complejas; también la austeridad, la logística, la proyección de inversiones y presupuestarias a largo plazo, como en el diseño y concepción de los buques o infraestructuras. En la empresa los proyectos a corto plazo, por mucho que se diga lo contrario, es lo habitual. En el tiempo que llevo en la Armada he tenido ocasión de conocer el modelo de liderazgo que se ha diseñado; en mi opinión, una joya de documento que debería ser leído con atención y asumido por la empresa, del cual ya se han adoptado algunos conceptos, si bien es verdad que los temas de gestión de personal, proyección, evaluación y las ya citadas provienen en gran parte de la experiencia militar adquirida durante la II Guerra Mundial. Tal vez la empresa pueda mostrar más agilidad aparente pero, insisto, las limitaciones administrativas y presupuestarias condicionan los cambios en los procesos, al tener que pasar en última instancia por el desarrollo de Leyes, Decretos y Normas que en el mundo empresarial se hacen de un día para otro. Por otra parte, el sistema de evaluación de personal en la Armada, en continua mejora, es mucho más completo y certero que el de la empresa, aunque se piense lo contrario. Creo que sería muy interesante, para ambas partes, que la Armada organizara más seminarios y cursos en el ámbito de asociaciones empresariales para compartir mutuamente sus respectivas experiencias. P.—¿Qué opinión le merece el actual Sistema de Enseñanza en las Escuelas de la Armada? Del actual sistema de enseñanza en la Armada sólo he conocido el que se imparte en la Escuela Naval, precisamente durante el primer año de su implantación. He visto a los alumnos altamente motivados pero con gran carga lectiva; tal vez habría que reforzar la docencia en temas de historia naval, para que los alumnos y futuros oficiales sientan aún mayor orgullo de pertenencia a la Institución. En las charlas que ofrecimos a los aspirantes, pudimos comprobar que nadie se había sentido motivado para el ingreso por el componente de obtener una doble titulación y la posible salida como ingeniero; todos los alumnos tenían claro que habían ingresado por su vocación militar. Mi impresión fue en general de una alta adaptación al modelo y, aunque se haya sacrificado parte de la formación específica militar, seguro que a medida que se vaya progresando en su implantación, se podrá mejorar La Armada sabe que cuenta con cientos de reservistas que, con orgullo hablan de la situación en el ámbito civil al que pertenecen, siendo un elemento externo de apoyo y una reserva de conocimiento a su disposición.


BIP 140
To see the actual publication please follow the link above