Page 48

BIP 140

Armada Ciencia y Cultura apitán Toni era el apodo que se daba en su tierra natal, Mallorca, a Don C Antonio Barceló y Pont de la Terre, que desde sus inicios como simple marinero mercante llegó a ser Teniente General de la Real Armada por sucesivos e ininterrumpidos méritos de guerra contra los corsarios berberiscos. A él se debe la existencia de las lanchas cañoneras. Antonio «Toni» Barceló nació en Galilea (Puigpunyent), Mallorca, el 1 de junio de 1717, y desde muy joven navegó como marinero en el jabeque-correo de su padre, Onofre Barceló, que unía las islas con la Península. Fue ascendiendo en esta faena, hasta alcanzar el título de tercer piloto de los mares de Europa, a los dieciocho años, tomando el mando del jabeque al morir su padre. Como Correo Real, efectuaba el transporte de tropas entre la Península, Mallorca, Ibiza y Cabrera. Estas tropas relataban cumplidamente cómo el Capitán Toni metía una y otra vez en vereda a los berberiscos que osaban atacar su barco. En 1738 rechazó y puso en fuga a dos galeotas argelinas que le atacaron cuando llevaba de transporte en su jabeque un destacamento de Dragones del Regimiento de Orán y otro del de Infantería de África, acción recompensada por el Rey con la graduación de alférez de fragata de la Armada, el día 6 de noviembre de 1738. Desde ese momento, cuando se detectaban efectivos moriscos en la zona balear, la Real Armada le fue dando misiones que con su intrepidez y arrojo convirtió siempre en servicios distinguidos, manteniendo a ultranza las comunicaciones con las islas y garantizando el suministro de alimentos en tiempos de cosechas escasas. Estando el capitán Toni con su jabeque en el puerto de Figueras en Mallorca, se dio la alarma de que cruzaba una flotilla enemiga; Barceló, como siempre, sin dudarlo un instante, hizo embarcar a una compañía de granaderos del regimiento África en su jabeque, se hizo a la mar y se puso en persecución del enemigo, al que cuando pudo avistar en cabo Formentor pudo identificar como una galeota de treinta y cuatro cañones, acompañada por un jabeque pequeño y que llevaban, como presa a un español, el Santísimo Cristo del Crucifijo. Dio caza al enemigo y lo abordó a la altura de la isla de Cabrera, siendo herido dos veces en este combate. A raíz de este acto meritorio fue nombrado teniente de navío con efectividad en este grado, que ya tenía con carácter honorífico, y su incorporación real en el Cuerpo General de la Armada con fecha del treinta de junio de 1756. A partir de entonces se dedicó de pleno a la Real Armada. En el año de 1761, ya ascendido a capitán de fragata, se le dio el mando de una división de tres jabeques reales, siendo el de su mando el Garzota. En un enfrentamiento apresó a siete barcos sarracenos con sólo los tres suyos, en las costas del Mediterráneo peninsular. El 30 de agosto con sólo su jabeque apresó a treinta corsarios berberiscos, matando a otros diez en el abordaje. Al año siguiente, sólo con su jabeque rindió a tres barcos enemigos con ciento sesenta turcos; en uno de ellos hizo prisionero al célebre capitán pirata Selim, siendo nuevamente herido en el abordaje por una bala de mosquete que le atravesó la mejilla izquierda. Prosiguieron sus proezas casi diarias contra los moros; en julio del año de 1768 batió y apresó en las cercanías del Peñón de Vélez de la Gomera a un jabeque argelino de 24 cañones, sufriendo en el combate diez muertos y veintitrés heridos. Al mando de seis jabeques apresó cuatro barcos en la ensenada de Melilla. Como consecuencia de esta acción, el Gobierno ascendió a Barceló a capitán de navío, por Real patente de dieciséis de marzo de 1769. Continuó con su impecable labor de limpiar la mar de piratas y su nombre continuó ascendiendo, llegando a la celebridad cuando condujo a Cartagena nada menos que a mil seiscientos moros apresados, y puso en libertad a más de mil cristianos. Habiendo sido atacado el Peñón de Alhucemas por los moros, se encargó a Barceló de su socorro, quien con sus jabeques bombardeó la fortaleza con más de 9.000 bombas, y aunque al no llevar El «Capitán Toni» y sus lanchas cañoneras BIP 46 Retrato de Barceló. Nuestra Historia


BIP 140
To see the actual publication please follow the link above