Page 100

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

100 JUAN LUIS SÁNCHEZ MARTÍN pués a la labor de mejorar la condición de la comunidad y de sus propieda-des. 27 Moreno Meyerhoff le hace mariscal de campo, así como gobernador de Teruel, empleo y cargo que fueron de nuestro biografiado,28 mientras que el conde obtuvo el mismo año la gobernación de Huesca. Es probable que, por dicha razón, arrendara en diciembre de 1707 el palacio del marqués de Coscojuela, en la calle Mayor de Huesca,29 secuestrado por su activa par-ticipación en la proclamación del archiduque el año anterior, pese a que el conde disponía de casas propias en la ciudad. Pero siendo el poseedor de una Casa titulada tuvo que dar prioridad, por encima de otra cosa, a contraer el matrimonio que asegurara a su progenie la continuidad de su línea en los títulos y señoríos heredados de sus ante-pasados. Sin embargo, las sucesivas desgracias familiares, con la muerte prematura de dos esposas y de tres hijos, dos de ellos varones, debieron des-alentarle de proseguir el empeño de apuntalar su estirpe porque, fallecida su segunda esposa en 1705, cuando él no había cumplido aún los 37, y siendo padre de una sola hija, renunció a casar por tercera vez. Lo había hecho primeramente en la parroquia de Santa Cruz de Zaragoza, el 13 de diciembre de 1690, con doña Esperanza de Gurrea Ximénez-Cerdán y Francés, segunda de las cinco hijas que procrearon en su matrimonio D. Baltasar López de Gurrea Ximénez-Cerdán y Antillón, barón de Gurrea, Guerra de Sucesión en Aragón a través de las Relaciones de Sucesos (1706-1707), Cala-mocha, 2006, pág. 28, afirma: «La Historia del conde de Robres, tiene un valor insuperable ... en especial por la claridad con que muestra sus opiniones y los fines e intenciones que defiende...». Desde un punto de vista crítico, fueron estudiadas por IÑURRITEGUI RODRÍ- GUEZ, José María, «Las Memorias del Conde de Robres: la nueva planta y la narrativa de la guerra civil», en Espacio, Tiempo y Forma, Serie IV, tomo 15, 2002, págs. 187-255. En la pág. 193 escribe: «Unas Memorias, que ni se escriben en primera persona ni se conciben desde el ámbito y la torre de marfil de la privacy, encerraban y encauzaban de este modo para la historia una memoria que nada tiene de personal y autobiográfica porque efectivamente asume todas las apariencias de una más decisiva memoria de nación». 27  En Sangarrén hizo reedificar parcialmente su castillo, construido en el siglo XII y quemado durante las luchas del conde de Urgell (siglo XV), pero que todavía conserva dos de sus salones primitivos: uno con cinco arcos ojivales y el otro con tres de medio punto. También invirtió 3.000 libras de plata en rehabilitar el palacio señorial, así como otras 600 en la reconstrucción de la iglesia de la localidad, primera de las obras que abordó, concluida el 15.III.1715. Finalmente, en beneficio suyo y de los vecinos, construyó un magnífico azud de riego que aún estaba en uso a finales del siglo XIX. Para esta obra recabó contribuciones de los vecinos. 28  MORENO MEYERHOFF, Pedro: «Linajes catalanes en el condado de Aranda: la Casa de Rupit (siglos XV-XVII)», en J. A. Ferrer Benimelli, El Conde de Aranda y su Tiempo, vol. 2, pág. 132, nota 121, donde aporta la fecha de la patente, que hubo de ver, aunque el único nombre que pudo leer en ella era el Miguel José, que ignoro como pudo confundir con el Agustín Miguel, su hermano. 29  SÁNCHEZ GARCÍA, Sergio: «Noticias sobre austracistas aragoneses y el secuestro de sus bienes», en Revista de Historia Moderna, núm. 25, 2007, pág. 271. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above