Page 103

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

MIGUEL PONS DE MENDOZA «EL RESUCITADO». UN JOVEN... 103 nominativo,32 pero muy fragmentario e incompleto, excepción hecha del siglo XIX. No se cita en él a don Miguel, pero ello no me hace dudar de la veracidad de lo afirmado por Lasso, tanto más verosímil en el caso que tratamos por los antecedentes jurídicos que notamos entre sus antepasados paterno-maternos. Debió de cursar sus estudios ora en el Colegio de Santia-go, donde se graduaron en derecho 264 colegiales o en el de San Vicente, los dos más prestigiosos y elitistas de los cuatro seculares que tuvo la Univer-sidad de Huesca, en el último de los cuales se graduaron 242 juristas entre 1541 y 1845; ambos exigían pruebas de «limpieza de sangre» para poder ingresar en ellos. Francisco Lasso refiere que don Miguel estudió leyes (Derecho civil), pero no que llegara a graduarse. La base de datos referida, formada a partir de los expedientes de ingreso en los respectivos colegios, contempla tam-bién cerca de un centenar de casos en que los colegiales no llegaron a gra-duarse, por lo que no es descartable que fuera este el caso, aunque lo creo más dudoso por lo apuntado ya sobre los antecedentes jurídicos familiares, entre los que hallamos licenciados en derecho canónico a su tío paterno, a su abuelo paterno, así como a su abuelo y bisabuelo maternos. Supuesto el caso más probable, es decir, su graduación, quizá tuviera lugar entre los años 1693-95; es decir, contando entre 15 y 17 años, que era la edad media para hacerlo sin optar al doctorado, caso tan infrecuente en dicha Universidad de Huesca que la media de doctores resulta ser igual a uno por cada siglo. En todo caso, el hecho de que cursara estudios jurídicos, y más concre-tamente en la rama civil que en la canónica (los llamados ambos derechos), nos sugiere la predisposición paterna para buscarle acomodo en la Adminis-tración Pública, y no necesariamente en la de justicia. Pero lo cierto es que el joven don Miguel, cuando contaba 18 o 19 años, solicitó su ingreso en la Veneranda Orden de San Juan de Jerusalén, aunque ahora no seamos capa-ces de reconocer el porqué de aquella decisión, en todo caso apoyada por su progenitor, que era quien debía cumplimentar la petición de admisión para el hijo, acompañando la oportuna genealogía. No consta en el expediente de sus pruebas la fecha en que se presentó di-cha solicitud; pero aparece transcrita íntegramente la aprobación de la mis-ma, en una carta fechada en Malta el 25 de noviembre de 1696 y dirigida por el gran maestre de la Orden, Adriano de Wignacourt, a «nobis clarissimus Comend. et fribus don Feliciano Sayol, don Gaspari Reart et don Bernardo 32  GRACIA GUILLÉN, José: El marco de actuación de la Universidad de Huesca. Zaragoza, 1994, págs. 277 y siguientes. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above