Page 117

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

MIGUEL PONS DE MENDOZA «EL RESUCITADO». UN JOVEN... 117 hacia Calatayud para disuadir a los austracistas del ataque sobre Tarazona, pero tengo más probable que la idea de tal movimiento fuera suya. Partió de Molina el 11 de octubre, con su regimiento de Dragones, el de Crofton y un corto número de milicianos del marqués de Villel, que manda-ba también su propia compañía de milicias a caballo. Sobre esta incursión divergen notablemente las noticias acopiadas. El conde de Robres, que nun-ca fecha los hechos que narra, dice que tras poner «bajo contribución algu-nos lugares, pasó sin oposición hasta Munébrega, donde campaba D. Luis Domínguez con el regimiento de caballería de Morras» (pág. 318). En la Gaceta de Revilla, impresa en Zaragoza el 19 de octubre, se dice que «Don Miguel Pons avia entrado los Lugares de Ibides, Maluenda, y Nuebalos… y en ellos executado algunas crueldades»,68 pero en Ibdes, al igual que Jaraba, Carenas, Campillo de Aragón y Villarroya, había muchos fieles a Felipe V que además de recibirles amistosamente, sirvieron con hombres, batidores y espías y contribuyeron con dinero y víveres para la manutención de la tropa.69 El resúmen que la Gazette de Lyon publicó de la relación verbal que el 24 de octubre hizo en Madrid el Tcol. Daveton –cuyo apellido transliteran en «sieur D’Aubenton»–, del regimiento de Crofton, enviado por Pons para dar cuenta de la toma de Nuévalos, quiere que salieron de Molina el 11, que desalojaron al enemigo de Ibdes a las 4 de la tarde del 12 y que tomaron Nuévalos aquella misma noche. Esto no solamente contradice a Pons, que escribe ante Nuévalos el 15 por la noche, sino que tiene un complicado encaje racional, pues mediaban casi 11 leguas entre Molina e Ibdes y otra adicional, por terreno fragoso, desde allí hasta Nuévalos, lugar fuerte y mu-rado «en una punta de peñas escarpadas de modo que solo por una parte hay Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748 entrada».70 Pons partió desde Molina hacia Villel de Mesa, siguiendo desde allí el curso del río Mesa, que entonces desaguaba en el Piedra sobre Nuévalos y ahora lo hace en el pantano de la Tranquera, una de cuyas colas se acerca a Ibdes. Fue recogiendo contribuciones por todos los pueblos del valle: Algar, Calamarza y Jaraba, así como en Campillo de Aragón, más al interior, que en 1708 solicitó la merced real por la colaboración prestada. El 12, a las 4 de la tarde –siguiendo a Daveton– llegaron al cerro que domina la villa 68  BENEDICTO GIMENO, Emilio y SOLÍS, José Solís (eds.), Y Dios apoyará al César: la Guerra de Sucesión en Aragón a través de las Relaciones de Sucesos (1706-1707). Calamo-cha 2006, pág. 103. 69  VV.AA., «La guerra de sucesión en Ibdes y su comarca. Una villa privilegiada en la apli-cación de los decretos de nueva planta», en Investigación y Patrimonio en la provincia de Zaragoza II. Zaragoza, 2010, págs. 177-178. 70  MIÑANO, Sebastián y LÓPEZ, Tomás: Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal, tomo VI. Madrid, 1827, pág. 274.


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above