Page 121

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

MIGUEL PONS DE MENDOZA «EL RESUCITADO». UN JOVEN... 121 y Córdoba, hermano del conde de Hornachuelos, y el de Infantería de Vi-toria, que mandaba el coronel D. Diego de Estrada y Nava.81 Sabemos que los 3 regimientos montados sumaban 997 soldados, no todos con caballos, pues el de Pons contaba con 155 (37%) y el de Crofton con 283 (92%), no constando el número del de Granada.82 El regimiento de infantería de Vito-ria tenía unos 120 efectivos,83 desconociéndose la fuerza de las milicias de Villel, que ciframos en unos 300/350 hombres como mucho. No puede afirmarse que se hallara pujante en fuerza, aunque no la tuvo mayor a su cargo desde que guardaba fronteras, primero en Alcañiz y luego en Morella; pero sabemos que estaba muy motivado por su nuevo ascenso –como escribió a su hermano (pág. 320)–, el segundo que recibía en 6 meses y que debió conocer en Molina a finales de noviembre. El 3 de diciembre, viernes a primera hora, partía de nuevo de Molina para intentar tomar otra vez la ciudad de Daroca, dejando atrás únicamente un escuadrón de caba-llería del regimiento de Granada, al mando de su coronel, y alguna milicia 81  AHN, Estado, leg. 312. En un memorial que dicho coronel remitió al Rey desde Lérida el 8.X.1707, decía que reclutó y armó el regimiento a su costa; que mandó una brigada de cinco regimientos en la primera campaña de Portugal y otra los 9 meses que duró el sitio de Gi-braltar. Que era el coronel más antiguo de los regimientos que sitiaron Cuenca, donde quedó por gobernador y comandante de la guarnición. De allí pasó a socorrer la ciudad de Daroca, donde estaba sitiado el mariscal Miguel Pons de Mendoza, y después se halló en la batalla de Calamocha, donde fue hecho prisionero. «En aquel tiempo despachó a Molina de Aragón varios correos a su costa, noticiando al referido mariscal Miguel Pons los movimientos del enemigo, que sospechando de él lo tuvieron encerrado tres meses en un calabozo de Monzón y otros tres en la cárcel de Tarragona». Solicitaba el empleo de brigadier por hallarse de coronel con la patente más antigua de los españoles del ejército y en atención a los 43 años de servicios del marqués de Casa Estrada, su padre. Apuntemos que acababa de recobrar su libertad en Lérida, tomada por el duque de Berwick, aunque aún resistía el castillo de Gardeny; que el ascenso se le concedió por patente de 6.IV.1709 y que, en 1711, a la muerte del padre, fue II marqués de Casa Estrada, título concedido a aquel por asumir a su costa la leva del regimiento, aunque de ella y del mando se encargara efectivamente el hijo. El regimiento se extinguió en 1715, al pasar sus dos batallones a engrosar los regimientos de Lisboa y Saboya, siendo destinado el marqués de Casa Estrada a servir en el estado mayor de la plaza de Cádiz. Mientras que estuvo prisionero, mandó su regimiento el marqués de Villel, compañero de infortunio en Calamocha, que resultó herido de muerte precisamente ante los muros de Lérida. 82  AHN, Estado, leg. 281, apd. 1. «Escrito por el que se especifica el número de pérdidas habidas en los regimientos de caballería y Dragones de Granada, Grafton y Pons». Molina, 22 de diciembre de 1706. Sumando las pérdidas a la fuerza revistada, hallamos la que tenía inicialmente. 83  Un informe de la Secretaría de Guerra sobre el estado de diversos regimientos en agosto de 1705, dice: «El Regimiento de la Victoria (Estrada) tiene 61 hombres; ha de reclutar 100 y se le darán los 339 que le faltan (AHN, Estado, leg.746, s/f.). Es obvio que la dación de hombres empeñada no llegó a darse, siendo probable que el regimiento saliera de Molina con toda su fuerza efectiva, quedando de retén para la salvaguarda de aquella frontera solamente una parte de las milicias de Villel y un escuadrón del regimiento de Granada, al mando de su coronel. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above