Page 133

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

MIGUEL PONS DE MENDOZA «EL RESUCITADO». UN JOVEN... 133 el 11 de junio, la trinchera no se abrió hasta el 23 de dicho mes. Pons debió de incorporarse al cerco por esas fechas. La noche del 2 de julio entró de guardia en los ramales a las órdenes del teniente general Jacques Basin, conde de Besons, llevando por subordinado al brigadier Simón de Briñas,118 con 7 batallones de infantería, toda francesa. El 5 por la mañana llegaron al campo 10 piezas de 24 libras de bala y 4 de 16 libras, que llevaron el total de las bocas de fuego a 28, incluyendo los morteros. El día 9 se practicaron dos brechas. La del camino cubierto se tomó al asalto la misma noche y el día siguiente, al alba, los sitiados llamaron a capitular. Los pactos incluyeron la rendición de la villa, su castillo, y los de Arés y San Juan, algo más distantes de la plaza. La guarnición salió el día 15, regresando Pons a Teruel. Tras la toma de Tortosa, las tropas del duque de Orleans, mayoritaria-mente francesas, ocuparon no sin resistencia las comarcas de Ribagorza y Pallars, como también parte de la Conca de Tremp –comprendida Tremp, cabeza comarcal– y algún lugar de la Plana de Urgel. Pero como las tropas no podían invernar allí, se replegaron sobre Castellón de Farfañana (Caste-lló de Farfanya) y Balaguer. Durante el invierno, las fuerzas regulares del ar-chiduque y los migueletes recobraron algunos puestos, como la fuerte y mu-rada Roda de Isábena, otrora capital del condado ribagorzano, que volvería a recuperar el teniente general D’Estaing (5.IV.1709) siguiendo después hacia Benasque, que no pudo tomar al ser socorrida por el conde de la Puebla. En este territorio iba a discurrir el resto de la carrera de Pons mientras duró la guerra, pero para ello fue preciso que se diera una importante circunstancia. El Rey Sol buscaba un acomodo de paz con las potencias marítimas, para la cual los aliados le impusieron la condición de que sus tropas dejaran de apoyar a su nieto «y otras más pesadas», como el propio Rey reconocería en una carta al duque de Tremes, de 12.VI.1709, ampliamente difundida. Pero algún paso debía de dar y ordenó el regreso de sus tropas en España.119 Felipe V suplicó a su abuelo que le dejase al menos 20 escuadrones de caba-llería y dragones, lo que fue aprobado por el Consejo real reunido en Versa-lles el 26 de junio, presidido por el propio monarca francés, que autorizó que permanecieran provisionalmente en España 25 escuadrones bajo las órdenes del teniente general D’Asfeld.120 Anteriormente se había producido la sus- 118  Mandaba un destacamento del segundo y tercer batallones del Regimiento de las Guardias de Infantería española. El 30 de septiembre de aquel mismo año, mientras acampaba cerca del lugar de La Guardia (hoy La Guardia de Tremp), su campamento fue sorprendido y asaltado en un ataque nocturno, donde murió junto a no pocos de sus camaradas. 119  Biblioteca del Louvre, col. Noailles, tomo 26, doc. 18. Luis XIV a Amelot. Versalles, Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748 10.VI.1709. 120  BOUCHET, Louis François du (marquis de Sourches): Mémoires du marquis de Sourches sur le règne de Louis XIV. París, 1891, tomo XI, pág. 363.


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above