Page 136

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

136 JUAN LUIS SÁNCHEZ MARTÍN En este asunto, la nota discordante la pone Feliú, al que quiero suponer equivocado por alguna gaceta catalana, porque en otro caso se revelaría en la ocasión como un avezado gacetillero partidista; es decir, de aquellos que sin el menor escrúpulo daban la vuelta completa a los hechos. Veamos como los refirió: «Hallávanse en un llano más allá del Puente de Montañana, dentro de Ribagorça, 4 regimientos nuestros: uno de alemanes de Schover, otro de castellanos y dos de portugueses. Atacáronles 5 regimientos de caballería y tres de infantería enemiga; ocuparon los nuestros una eminencia abandonando el bagaje y se defendieron valientes … obligando al ene-migo á dexar el campo y repasar el río, dexando más de 500 muertos y muchos heridos en la campaña; de los nuestros fueron más de 300 entre heridos y muertos».126 En fin, aquel éxito de don Miguel, que nos ha interesado profundizar porque concierne a la carrera que queremos reconstruir, fue un caso aislado. A finales de aquel mismo mes, Starhemberg recuperó Balaguer mediante un golpe de mano y Felipe V tuvo que acudir al frente para mandar per-sonalmente sus tropas. El duque de Noailles invadió entonces el norte de Cataluña desde el Rosellón, sometiendo a contribución muchos lugares y amenazando a la Plana de Vich, viéndose obligado Starhemberg a acudir en su defensa. El conde de Aguilar y Besons no se entendieron y la campaña se cerró sin ningún provecho. Pons había tenido que ceder el regimiento de Milán y se encontraba sin infantería para guardar sus fronteras, recibiendo entonces el honor inesperado de que Felipe V le permitiera disponer para la defensa del Segre y Cinca de los regimientos de Guardias españolas y valo-nas, que por primera vez no iban a invernar en la Corte sino en la plaza de Lérida. Refiere Alcedo que el propio monarca le encargó que «mirara par-ticularmente por la conservación de aquellos dos cuerpos, que era la única infantería que le quedaba» (de su guardia).127 Antes de que concluyera el año tuvo oportunidad de mandarlos. A principios de diciembre, una numerosa partida de regulares y migueletes, tras vadear el Cinca, se apoderó del puente de Monzón con la intención de quemarlo. Don Miguel, advertido de la marcha del enemigo, partió rápi-damente con cinco batallones –dos de Guardias– y un regimiento de dra- 126  FELIÚ DE LA PEÑA, Narciso: Op. cit., tomo III, pág. 638. 127  ALCEDO, Antonio de: Estado de los oficiales que ha tenido el regimiento de guardias es-pañolas desde su creación en el año de 1704 hasta el tiempo presente: noticia de los desti-nos a los que han salido, lugares, días y años en que han muerto y relación de las campañas y funciones en que se han hallado. Madrid, 1772. Las notas las tomé del Ms. 6514 que se conserva en la BN de Madrid, sin que pueda precisar su foliación. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 87-148. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above