Page 164

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

164 GERMÁN SEGURA GARCÍA 3.2. Felipe V contra las cuerdas: 1706-1707 Al tiempo que Barcelona estaba siendo asediada, Cataluña permanecía indefensa contra los aliados, quienes se apresuraron a sacar partido de su su-perioridad local. Las poblaciones marítimas eran las más expuestas a la ar-mada anglo-holandesa y fueron cayendo en cadena con excepción de Rosas, que se mantuvo en manos borbónicas durante toda la guerra. En el interior, las partidas austracistas recorrieron los pueblos indefensos proclamando al archiduque Carlos como rey de España. La mayoría de los catalanes, aunque se inclinaban al dominio austriaco, dudaban a la hora de pronunciarse deci-didamente a favor de uno de los dos bandos y solo la presencia de las tropas condicionaba a menudo su adhesión a la causa. Los aliados llegaron hasta los confines de Aragón, donde el oportuno envío de tropas francesas con-siguió frenarles en el río Cinca. En Levante, el bloqueo de Denia por parte de las fuerzas borbónicas fracasó al producirse la defección del regimiento del coronel Nebot34, de manera que Basset se apoderó de Valencia a finales de 1705 con la ayuda del paisanaje austracista (maulets). Sin embargo, los felipistas se resistieron a abandonar el reino y combatieron con ventaja en Chiva y Burjasot, incomodando a la misma guarnición de Valencia. La campaña borbónica de 1706 tenía por objetivo la recuperación de Barcelona con Felipe V al frente de su ejército. El mariscal Tessé se encon-traba en Caspe al mando de 12.000 hombres cuando llegó el monarca con 300 guardias de corps a mediados de marzo. Al conde de la Torres35 se le dio la misión de retener fuerzas austracistas en el reino de Valencia mientras el ejército borbónico se internaba en Cataluña. A principios de abril llegó Felipe V ante Barcelona, donde se le reunieron las tropas francesas del du-que de Noailles36 –que habían entrado por el Ampurdán– y la escuadra de bloqueo del conde de Tolosa. El archiduque Carlos, atendiendo los ruegos de las instituciones catalanas, decidió permanecer en Barcelona a pesar del inminente peligro. Por primera vez se encontraron frente a frente los dos pretendientes al trono español. El ataque borbónico se dirigió hacia el castillo de Montjuich, fortaleza que dominaba la ciudad de Barcelona y cuya posesión permitía el bombar-deo eficaz de la misma. Tras la conquista de la estratégica posición, los si-tiadores cañonearon el cuerpo de la plaza y abrieron brecha en sus defensas. La capital del Principado estuvo a punto de sufrir el asalto y posiblemente hubiera sido recuperada por los borbónicos de no mediar la intervención de 34  Rafael Nebot Font (1665-1733). 35  Cristóbal de Moscoso Montemayor y Eslava, I conde de las Torres de Alcorrín (1660-1749). 36  Adrien Maurice de Noailles, III duque de Noailles (1678-1766). Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 149-182. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above