Page 168

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

168 GERMÁN SEGURA GARCÍA el marqués de la Minas con una fuerza estimada en 14.000 infantes y cerca de 5.000 caballos. Mientras tanto, Berwick había dado las instrucciones precisas para dispo-ner gran cantidad de almacenes con forrajes y grano en la frontera de Valen-cia y Murcia. El 8 de marzo ocupó Elda y Novelda, mientras sus avanzadas reconocían insistentemente la frontera y conseguían éxitos tan espectaculares como la captura de un regimiento inglés en las proximidades de Alicante, operación llevada a cabo por Cereceda, oficial muy valorado por Berwick: «Era tal vez el mejor partisano de Europa, audaz pero avisado; poseía además un notable talento para el estudio del terreno, las marchas y el resto de maniobras militares. Advertí en él tal capacidad, tan buen sentido y tantas cualidades para nuestro oficio que todo se lo consultaba y en más de una ocasión me arrepentí de no haber seguido sus consejos»48. La concentración del ejército aliado en las proximidades del boquete de Almansa desveló a los ojos de Berwick las intenciones de los generales enemigos. El jefe borbónico estaba todavía a la espera de reunir sus fuerzas con las de Orleáns y por ello obró con extrema precaución durante los com-pases previos a la batalla de Almansa. Sabedor que los aliados marchaban hacia su campamento en Yecla, el duque de Berwick eludió el combate y se internó en La Mancha seguido de cerca por las fuerzas enemigas. Con el fin de situar su ejército en terreno ventajoso, Berwick marchó el día 18 de abril hacia Almansa, donde se encontraba almacenado suficiente grano para sus tropas, mientras que los aliados, después de haber arruinado los depó-sitos borbónicos de Caudete, Yecla y Montealegre, se concentraban en la toma de Villena. Descartado el auxilio de esta plaza debido a la fortaleza del dispositivo aliado, Berwick optó por dirigir un destacamento hacia Ayora con el objeto de entorpecer los convoyes del ejército enemigo y conseguir forrajes para el suyo. Los avisos que tenían los aliados de los movimientos borbónicos les obligaron a levantar el sitio de Villena y acampar a 20 km de Almansa, en los alrededores de Caudete. Reunidos los generales aliados en consejo de guerra para determinar la estrategia a seguir, quedó de nuevo patente la falta de liderazgo y la he-terogeneidad de pareceres en el seno del ejército austracista. Mientras los portugueses consideraban que se debía atacar a Berwick antes de la incor-poración del duque de Orleans, los ingleses y holandeses insistían en que se habían de proteger las comunicaciones con Valencia y no estaban dispuestos 48  BERWICK, op. cit. pág. 261. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 149-182. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above