Page 172

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

172 GERMÁN SEGURA GARCÍA arruinar las esperanzas de Felipe V, debilitado tras la retirada de las tro-pas francesas. La campaña principal tuvo lugar en la plana de Urgell, don-de Starhemberg concentró cerca de 25.000 hombres frente a unas fuerzas borbónicas ligeramente superiores al mando del marqués de Villadarias. A pesar de que los aliados estaban sólidamente establecidos en Balaguer y el ingeniero Verboom57 había desaconsejado cualquier ataque frontal, Villa-darias desplegó imprudentemente sus tropas frente a la plaza sufriendo un fuerte cañoneo antes de retirarse hacia Bellcaire. Tanto Felipe V como el ar-chiduque Carlos estaban de nuevo frente a frente, como si se fueran a jugar el todo por el todo en esta campaña. Ante la incapacidad de abordar un sitio en regla de Balaguer, los bor-bónicos optaron por entorpecer las líneas de comunicación aliadas, lanzan-do partidas hacia el campo de Tarragona al tiempo que Mahony ocupaba Cervera y Carrillo el castillo de Calaf. Sin embargo, los aliados recibieron refuerzos que equilibraron los ejércitos y les permitieron pasar a la acción. Desde Balaguer, las avanzadas austracistas buscaron los pasos del Noguera Ribagorzana en pos de forrajes y amagando internarse en Aragón. El 27 de julio cruzó Stanhope por Alfarrás y topó en Almenar con la vanguardia borbónica que progresaba desde Lérida al mando del duque de Sarno58. El combate de Almenar consistió en un violento choque de caballería en la que la borbónica llevó la peor parte y Felipe V estuvo a punto de ser capturado59. El monarca Borbón, insatisfecho con la actuación de sus oficiales, escribió a su abuelo Luis XIV para solicitarle el envío de un general. Entretanto, se replegó hacia Aragón dejando Lérida guarnecida y mandó llamar al marqués de Bay desde la frontera de Portugal para hacerse con el mando del ejército de Cataluña. Los aliados se pusieron en marcha hacia Zaragoza y trataron de picar la retaguardia borbónica en Peñalba el 15 de agosto. Dos días más tarde cruzaban el Ebro por Pina y estaban frente al ejército borbónico posi-cionado en Monte Torrero, a las afueras de Zaragoza. En la batalla de Zara-goza (20 de agosto) se enfrentaron 25.000 aliados contra 20.000 borbónicos y resultó una nueva victoria para los aliados, «indecorosa a los vencidos, no por serlo, sino por no haber peleado», en palabras de Bacallar60. El marqués de Bay se retiró hacia Tudela con poco menos de 10.000 hombres y Felipe V marchó directo hacia Madrid para disponer la concentración de refuerzos en 57  Jorge Próspero de Verboom (1665-1744). 58  Octavio de Medicis, II duque de Sarno (1660-1710). 59  Vid. SEGURA, Germán: «Guerra de Sucesión española: el combate de Almenar (1710)», en Revista de Historia Militar, núm. 99, 2006, págs. 111-143. 60  BACALLAR, Vicente (marqués de San Felipe): Comentarios de la Guerra de España. Bi-blioteca de Autores Españoles, Madrid, 1957, pág. 201. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 149-182. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above