Page 18

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

18 ANDRÉS CASSINELLO PÉREZ La decisión de resistir adoptada motivó el abandono de Barcelona de un grupo numeroso de nobles, burgueses y canónigos de la catedral, muchos de los cuales se dirigieron a Mataró, donde un grupo de 40 nobles, constituido en Cuerpo de Nobleza, se atribuyó la representación de su estamento y pres-tó obediencia a Felipe V. También se juntaron en Mataró la mayoría de los canónigos del cabildo, que decidieron no sumarse a la decisión de la Junta de Brazos5 y reconocer a Felipe V. EL MANDO DEL SITIO POR EL DUQUE DE PÓPOLI Nombrado capitán general de Cataluña, como ya se ha señalado, el du-que de Pópoli publicó en nombre del Rey un perdón general y el olvido de todo lo pasado para quienes volvieran a la obediencia de Felipe V y se presentaran ante su persona para prestarle homenaje, lo que hicieron los habitantes de Vich. El 29 de julio envió un mensajero a Barcelona, advir-tiendo que si la ciudad no abría sus puertas, sometiéndose a la obediencia de su legítimo rey y acogiéndose a su perdón, se vería obligado a tratar a la ciudad con todo el rigor de la guerra, pero sus autoridades le respondieron que estaban decididos a resistir. Pópoli se trasladó a Hospitalet de Llobregat, comenzando el sitio de Barcelona el 25 de agosto. Barcelona era una ciudad circundada por una muralla abaluartada de gran solidez, además de contar en sus inmediaciones con la fortaleza de Montjuich. Su puerto quedaba fuera del alcance de los fuegos de los sitiadores, lo que aumentaba sus posibilidades de resistencia, asistida casi continuamente por los socorros enviados desde Mallorca. Pópoli nunca tuvo fuerzas suficientes para su empeño. Ni tropas ni los recursos necesarios pecuniarios ni alimenticios; ni consiguió, hasta finales del sitio, interceptar la llegada de socorros a Barcelona, pese que se consti-tuyese una flota hispano-francesa para estos fines, así el 26 de octubre lle-garon a Barcelona 25 embarcaciones, procedentes de Mallorca, con víveres y municiones. ¿Con que tropas contaba Pópoli? Si hacemos caso al número de bata-llones y escuadrones que figuran en varios textos, parece una fuerza for-midable, pero no es así. El 12 de noviembre de 1713, cuando su ejército se ha visto reforzado con batallones procedentes de Flandes, de Sicilia y de Portugal, Pópoli se dirige e Grimaldi, ministro de Felipe V6: «Las tropas 5  ALVAREDA SUREDA, Salvador: La Guerra de Sucesión en España. Pág. 378. 6  AHN. Guerra de Sucesión. L. 444. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 13-28. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above