Page 266

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

266 ANEXO 3 no hablase en tan expresivos términos la ley, bastaba sólo la exclusión de las hembras para argüir de injusta y tiránica la mencionada interpretación, pues siendo éstas incapaces por la ley sálica de suceder en la corona de Francia, ce-saba en ellas el peligro de que pudiesen nunca unirse ambas coronas, que por eso declara haber sido la igualdad de ambas coronas y el bien público de ellas y de la cristiandad toda el motivo de dicha ley real y exclusión de toda aquella descendencia. Pero también nos movimos a esta empresa y a exponer la vida a tantos y tan conocidos riesgos en el mar y en la tierra por el fin de libertar a nuestros amados y fieles vasallos de la esclavitud en que los ha puesto el tiránico gobierno de la Francia, después de haberlos precisado a admitir y ju-rar por rey al intruso duque de Anjou, excluido de la sucesión por las mismas leyes que el juró guardar cuando entró a usurpar el reino. Pues es notorio en la Europa el abatimiento en que se halla una nación tan gloriosa, tratada in-decorosamente la mayor nobleza y alterado todo el orden de la milicia, tantas veces victoriosa de la misma Francia, y esto por sus más crueles y perpetuos enemigos, cuyas líneas se ven descubiertamente encaminadas a reducir los dominios de España a provincia suya. Y considerando que la fuerza y la astu-cia en la constitución en que se hallaba entonces España fueron el origen de haber admitido y jurado al intruso duque de Anjou y de faltar a la obediencia a su legítimo rey, declaramos solemnemente por este acto de amnistía y de perdón general que perdonamos a todos nuestros vasallos el crimen de lesa majestad y felonía que cometieron recibiendo y jurando por su rey al duque de Anjou; mas con la condición de que dentro del término de tres meses que empezarán a contarse desde la fecha de esta nuestra amnistía, nos reconozcan y aclamen por su legítimo rey y señor natural, como esperamos lo ejecuten ahora y que hallan prontas en su socorro nuestras armas, sin que les quede color o pretexto alguno a la disculpa. Por lo que amonestamos a todas las ciudades, villas y lugares, a todos los virreyes, gobernadores, presidentes, can-cillerías, audiencias, corregidores, jueces ordinarios y demás justicias, a todos los grandes, títulos y señores de vasallos, y a toda la nobleza que compone los dos brazos eclesiástico y secular de nuestra monarquía de España, que nos hagan aclamar solemnemente por su hereditario y legítimo rey, concurriendo todos vigorosamente a sacudir el infame yugo que les impuso la violencia, no sólo contra la justicia sino también contra su misma libertad y honor; haciendo sólida reflexión sobre que no solamente se hallan libres del juramento hecho al duque de Anjou por haberle causado la fuerza y el artificio, sino que habiendo sido contra la indispensable justificación de nuestro derecho por tantos títulos anteriores adquirido, fuera nueva y más fea culpa de la conciencia intentar cumplirle y guardar fe al usurpador contra el dueño verdadero. Y no menos fuera mancha de la reputación española, pudiendo en ocasión tan oportuna,


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above