Page 27

REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014

EL SITIO DE BARCELONA: SEPTIEMBRE 1714 27 El 10 de septiembre ya estaban abiertas las brechas para el asalto y el 11, al amanecer, se lanzaron las tropas borbónicas al asalto, mientras diez piezas de artillería y 20 morteros lanzaron una andanada. Los más duros combates tuvieron lugar sobre el bastión de San Pedro, objeto de ataques y contraataques continuos. Cuantos había en los tres bastiones fueron pasados a cuchillo. Los defensores reunieron a toda la guarnición e intentaron un contraataque contra las fuerzas borbónicas que habían puesto pie en la ciu-dad, pero fueron rechazados. A las tres de la tarde los barceloneses pidieron parlamentar, pero Berwick respondió32 «que ya no era el momento; que habíamos entrado en la ciudad y podíamos, si queríamos pasarlos a todos a cuchillo; que no escucharía en consecuencia propuesta alguna por su parte que no fuese la de que se some-tían a la obediencia de su majestad católica e implorar su clemencia». Al día siguiente volvieron los diputados que habían pedido parlamentar y se sometieron a los propósitos de Berwick, quien les prometió la vida de sus habitantes, incluso que no se realizaría pillaje. Prosigue Berwick en sus memorias: «El trece por la mañana abandona-ron los rebeldes todas sus posiciones; tocamos generala y nuestras tropas desfilaron por las calles y hasta los barrios que habían sido asignados, con tal orden que ni un solo soldado abandonó la formación. Desde sus casas, comercios y calles, vieron pasar los vecinos a nuestras tropas como si fuera tiempo de paz; puede parecer increíble que a tan terrible confusión sucediera en un instante tan perfecta calma, y aun más maravilloso que una ciudad tomada al asalto no fuese objeto de pillaje; solo a Dios cabe dar gracias por ello, pues todo el poder de los hombres no habría bastado para contener a las tropas. De no ser por las torpezas cometidas en el bastión de San Pedro, el asalto nos hubiera costado doscientos hombres. Tuvimos cerca de dos mil muertos o heridos; las pérdidas de los rebeldes no pasaron aquel día de seiscientos hombres. Durante el asedio tuvimos diez mil muertos o heridos. Los habitantes de la ciudad cerca de seis mil».33 Después Berwick abolió la Diputación, imponiendo las leyes de Casti-lla; envió al castillo de Alicante a 20 de los dirigentes de la ciudad y desterró a Génova al obispo de Albarracín y a 200 sacerdotes de la ciudad que se habían distinguido en la resistencia. 32  BERWICK: Memorias. Págs. 411 y siguientes. 33  Íd. Pág. 413. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2014, pp. 13-38. ISSN: 0482-5748


REVISTA HISTORIA MILITAR EXTRA II 2014
To see the actual publication please follow the link above